El Ministerio retrasa las obras de Portmán al detectar varias «lagunas» en el proyecto

Varios bañistas junto a las obras de dragado de los estériles en la bahía de Portmán. / V. R.
Varios bañistas junto a las obras de dragado de los estériles en la bahía de Portmán. / V. R.

La corta San José es «insuficiente» para acoger los estériles dragados y buscan un nuevo lugar en la Sierra Minera

P. S.

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, está revisando el proyecto de regeneración de la bahía de Portmán tras detectar «varias lagunas». Como adelantó el viernes el secretario de Estado, Hugo Morán, en 'La Verdad', esto ha hecho plantearse «un nuevo horizonte ejecutable y realizable sobre lo que ya existe».

Según confirmaron a esta redacción otras fuentes ministeriales, las dificultades que «constantemente se están encontrando los técnicos para avanzar» en la materialización de la parte elemental de las obras -la extracción de los estériles y su vertido a una antigua corta minera- han puesto de manifiesto «la necesidad de revisar técnicamente el proyecto y ver de qué manera se pueden superar los obstáculos que se han detectado».

La maquinaria administrativa de la Secretaría de Estado ya está trabajando en estas modificaciones y, si se cumplen sus previsiones, a finales de septiembre o principios de octubre, «ya podría convocarse la comisión de seguimiento para explicar la situación del proyecto y los planes de futuro». Esa convocatoria se programará en La Unión y, en principio, estará presidida por el propio Hugo Morán. En cualquier caso, las fuentes consultadas dan por seguro que «las obras no se van a paralizar bajo ningún concepto, pero acumularán unos pocos meses de retraso».

Al frente de la dirección técnica del proyecto de regeneración ya está el nuevo jefe de la demarcación de Costas en Murcia, David Caballero, un ingeniero de la administración del Estado en la Región que ha sustituido en sus responsabilidades a Francisco Marín Arnaldos, quien ha regresado a su puesto de funcionario en la administración regional.

Ambos se han reunido para llevar a cabo el traspaso de poderes y sobre el tema de Portmán han puesto encima de la mesa los escollos de unas obras, «de una complejidad hasta ahora inédita en España». De ahí que las previsiones técnicas plasmadas en el proyecto de ejecución -se redactó en 2011- «posiblemente se hayan visto superadas», admitieron desde el Ministerio.

Evitar más filtraciones

Los aspectos más problemáticos que abordaron Caballero y Marín son aquellos que ya ha ido publicando este periódico en los últimos meses: la corta San José, la cinta transportadora de los estériles y el encaje del puerto deportivo-pesquero.

En principio, el problema de la corta San José radicaba en la solución técnica para la impermeabilización del vaso, con el fin de evitar la filtración de los metales contaminantes de los estériles al subsuelo.

Estas obras comenzaron en 2011 y todavía no se han acabado por falta de definición. Y también por la situación jurídica de la antigua cantera, sobre la que pesa hoy día un plan de labores mineras activo por su propietario, Portmán Golf. Sin embargo, la secretaría de Estado ha planteado ahora buscar otro «hueco» en la Sierra Minera, ante la posibilidad de que la capacidad de San José sea «insuficiente» para albergar los más de dos millones de metros cúbicos de dragado de estériles que prevé el proyecto de regeneración y el del puerto deportivo-pesquero.

En cuanto a la cinta transportadora para llevar los estériles secos desde la bahía a la corta San José, ya se ha contratado la fabricación de dos tramos (de un total de cinco) de una instalación que tendrá casi tres kilómetros de longitud. Los otros tres tramos de la cinta no se encargarán hasta que las tres administraciones (Ayuntamiento, Comunidad y Ministerio) y Portmán Golf acuerden los preceptivos permisos y licencias para la instalación de esta superestructura por terrenos públicos y privados de la Sierra Minera que no sean la propia bahía.

«Impensable sin puerto»

Sobre el puerto deportivo y pesquero que hace más de diez años previó la Comunidad Autónoma en una zona dragada de la bahía (llegó a redactarse, incluso, un anteproyecto), su concreción en el marco del proyecto de regeneración está «en punto muerto», a la espera del impulso que pueda imprimirle la administración regional.

Mientras confían en que la convocatoria de la comisión de seguimiento se produzca «a la mayor brevedad», los vecinos de Portmán preparan ya el contenido de la reunión, cuya principal e «irrenunciable» premisa es la construcción de un puerto pesquero tradicional, aseguró el portavoz del colectivo, Daniel Portero. «Si la Comunidad no ve viable o no desea ahora hacer un puerto deportivo, que renuncie, pero el nuestro se tendrá que hacer sí o sí porque es una demanda histórica», remarcó el líder vecinal.

Por lo demás, se preguntó Portero, «qué parte de los problemas -mayores y menores- que están surgiendo en la ejecución del proyecto no han sido advertidos por los vecinos durante años en las reuniones de la comisión de seguimiento». Por eso, añadió que «hace falta más que nunca que las tres administraciones sincronicen sus respectivas responsabilidades y se impliquen sin excusas a Portmán Golf, heredera de la empresa Peñarroya, que causó el daño ambiental vertiendo durante años millones de toneladas de estériles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos