Un viernes al uso

Hamilton sonríe./
Hamilton sonríe.

El dominio de Hamilton y Rosberg en los libres del GP de Austria, con Alonso detrás, confirma que la normalidad se impone para encarar este fin de semana

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Mercedes dominando, Red Bull escondiéndose y Ferrari en una engañosa buena posición. Ese podría ser parte del resumen de lo que se vivió este viernes en los primeros kilómetros disputados en el anteriormente conocido como A1 Ring después de 11 años. Primero Nico Rosberg y después Lewis Hamilton se llevaron los mejores cronos de una jornada en la que pocas o ninguna conclusión fehaciente se podrá sacar. Los hombres de la escuadra alemana dominaron con puño de hierro en uno de los circuitos más cortos del campeonato, y consiguieron batir en Austria una curiosa marca: es la primera vez desde 2003 que se da una vuelta a un circuito de Fórmula 1 en menos de 70 segundos.

Los problemas vividos en Canadá, que causaron el abandono de Hamilton y las dificultades de Rosberg, parecen cosa del pasado. De nuevo, los Mercedes serán los coches que marquen la pauta en un fin de semana que si no es un nuevo paseo militar, le faltará muy poco. Con los Red Bull ciertamente grises -sexto Vettel y octavo Ricciardo-, Fernando Alonso fue tercero con un Ferrari aún en pruebas, dedicado a colocar piezas nuevas y que, como luego confesarían desde su box, iba más descargado de lo previsto de cara a la clasificación. Los ensayos aerodinámicos con poca carga de combustible se leen mejor. Otra cosa es que dichas piezas no se coloquen, como ocurrió en Canadá. Y no es una cuestión baladí.

Esta decisión no sólo provocó, en parte, el gris rendimiento de los coches rojos en el Gilles Villeneuve, sino también una pequeña guerra civil en Maranello. Según ha trascendido en la prensa italiana estos días, poco después de salir del circuito canadiense, Marco Mattiacci concertó una reunión en la sede del equipo con los máximos responsables de la 'Scuderia' para pedir explicaciones. El director de Ferrari quería saber por qué, pese a sus instrucciones, Pat Fry -máximo responsable técnico- decidió obviar la orden de Mattiacci de poner toda la carne en el asador y colocar todas las piezas nuevas. Las explicaciones del ingeniero no convencieron al dirigente, y ambos acabaron enzarzados en una discusión, con Fry presentando incluso su dimisión, que no ha sido aceptada... de momento. Nadie en el equipo ha negado esta situación.

En este contexto, la gran duda es: ¿montarán las -pocas- novedades técnicas que ha llevado Ferrari a Austria para este sábado, o decidirán, de nuevo, que no son suficientes? Fernando Alonso fue tercero y las sensaciones fueron razonablemente positivas, máxime al tratarse de un circuito que apenas recuerda. «Ha sido agradable volver aquí», confesó el asturiano este viernes. «La pista tiene muchos cambios de rasantes y eso lo hace muy divertido de pilotar. En ambas sesiones, Kimi (Räikkönen) y yo hemos probado diferentes programas y ahora debemos poner los datos en común para elegir qué elementos de los que hemos probado funcionan mejor. No hay sorpresas en cuanto a los neumáticos, y el superblando se presenta como el más rápido de cara a la clasificación, aunque para la carrera es imposible establecer ahora qué estrategia tomaremos», afirmó el piloto español, que este viernes fue doblemente multado por haberse pasado de la velocidad permitida en boxes en dos ocasiones. Mil dólares que saldrán del bolsillo de Ferrari hasta el de la FIA.

La sanción a Pérez se mantiene

Una de las grandes polémicas que aún coleaba de la última carrera tuvo su resolución este viernes. El accidente entre Sergio Pérez y Felipe Massa en la penúltima vuelta del GP de Canadá se resolvió aquel domingo con un castigo de cinco posiciones para el mexicano en Austria, pero tanto Force India como el propio corredor protestaron, argumentando que no había podido declarar el afectado por encontrarse en el hospital.

Dirección de Carrera, en una decisión sin precedentes -y que según han avisado, no los sentará ahora-, decidieron escuchar la apelación este viernes en Austria, para ver si finalmente mantenían ese castigo de cinco plazas en la posición de salida de este GP de Austria. 'Checo' se las prometía muy felices, ya que al ver que reabrían su caso pensó que era porque habían entrado en razón. Pero no: la FIA confirmó, comunicado mediante, que el corredor de Guadalajara sigue siendo igual de culpable ahora como lo era hace quince días, por lo que perderá esas cinco plazas.

Más allá de sanciones, se espera que la normalidad imperante regrese este sábado a Austria. Mercedes volverá a dominar, Red Bull se quedará por detrás y Ferrari intentará pescar algo.