Murcia y Alicante arman un frente común para que el Gobierno les dé más recursos

Firma del pacto entre las ciudades de Murcia y Alicante para reclamar una mejor financiación. /Edu Botella / AGM
Firma del pacto entre las ciudades de Murcia y Alicante para reclamar una mejor financiación. / Edu Botella / AGM

Los alcaldes José Ballesta y Luis Barcala reivindican en un manifiesto que sus territorios reciban una financiación acorde con su crecimiento

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los ayuntamientos de Murcia y Alicante han decidido pasar a la acción en sus reivindicaciones para que sus territorios reciban unos servicios que estén acordes con el crecimiento poblacional que están experimentando durante los últimos años.

Los alcaldes José Ballesta y Luis Barcala escenificaron ayer el frente común que quieren armar con la firma de un manifiesto para la financiación local de las grandes ciudades del sureste español. Ambos consideraron que sus municipios «son motor de generación de riqueza, pero no recibimos una compensación por el esfuerzo que estamos realizando». Murcia y Alicante, al margen de los servicios que brindan a sus ciudadanos, debido al interés turístico que suscitan, ofrecen también prestaciones en sanidad, educación, limpieza y seguridad, entre otros, de los que se benefician turistas, pero por los que «no recibimos ningún tipo de compensación», apuntaron los primeros ediles.

Principales argumentos

Grandes núcleos del sureste español
Murcia y Alicante pretenden recibir del Gobierno los recursos suficientes por su condición de capitalidad y por ser los grandes núcleos de población del Sureste. Sus alcaldes consideran que tienen que hacer frente a una serie de servicios derivados de su atractivo turístico, pero no reciben una compensación por ello.
Recursos en función de la población
Ambas ciudades lideran el crecimiento demográfico. Desde 1999, Murcia ha pasado de 370.000 habitantes a tener 450.000. Por su parte, en el mismo periodo, Alicante ha pasado de los 284.000 a los 331.000. Denuncian que ese crecimiento no se ha traducido en recibir más recursos del Estado.
Respuesta ante la ubicación geográfica
Alicante y Murcia son ciudades periféricas en España, misma condición que tiene este país en el contexto de la UE. Por esta ubicación geográfica, sus dirigentes creen indispensable que se desarrolle el Corredor Mediterráneo y que llegue a sus territorios, lo que supondrá un salto en sus principales áreas de desarrollo.
Apuesta por el desarrollo tecnológico
Quieren que el Gobierno dote con el suficiente presupuesto a los proyectos que apuestan por el desarrollo tecnológico. «El modelo de ciudad 'inteligente' lo financiamos recurriendo a convocatorias nacionales de concurrencia competitiva porque con el presupuesto municipal es imposible», dice el alcalde Ballesta.

Uno de los motivos por los que Murcia y Alicante elevan la voz es por representar a las provincias españolas que están experimentando en la actualidad el mayor crecimiento demográfico del país. En el caso de Murcia, la población ha crecido en 80.000 habitantes durante las dos últimas décadas. En ese periodo Alicante también ha crecido ganando 47.000 habitantes más.

Exigen la llegada del Corredor, la apertura del tercer carril en la A-7y que se liciten los arcos Norte y Noroeste

«Necesitamos un justo trato porque lo mejor para Murcia y Alicante será también lo mejor para el conjunto de España», señalaron. Ballesta y Barcala también apuntaron que están padeciendo un agravio comparativo si se comparan con otras ciudades que tienen unas características similares a las suyas. En el ejercicio de 2018 la financiación por habitante que recibió Murcia fue de 221 euros. En el caso de Alicante fue de 232. Sin embargo, Valencia percibió 429 euros por habitante, Málaga, 407, y Zaragoza, 392. «Hay una España que se vacía, pero también hay otra que se llena y no se está siendo justos con nosotros porque el actual modelo de reparto de los Presupuestos Generales del Estado nos perjudica claramente», explicó Ballesta. También puso el acento en el hecho de que «el eje comercial que representan en la actualidad Murcia y Alicante es el mayor de España, solo por detrás de los de Madrid y Barcelona».

Murcia ha ganado 80.000 habitantes en dos décadas y Alicante, 47.000

Al margen de la financiación, las infraestructuras son otra cuestión en la que los representantes murcianos y alicantinos demandan una serie de mejoras concretas al Gobierno. «Necesitamos que se concrete la llegada del Corredor Mediterráneo para que se desarrollen nuestras áreas de influencia», argumentaron. También en materia ferroviaria señalaron que los trenes de la línea de cercanías existente entre ambas ciudades transporta más de dos millones de pasajeros al año.

Servicio ferroviario

«Al día hay programados 43 viajes y, según los datos de Renfe, diez sufren retrasos. Eso no puede ser», denunció Ballesta. La autovía que conecta Murcia y Alicante es la A-7. Por ella circulan a diario 47.000 turismos y 7.108 vehículos pesados en la zona que abarca a sus provincias. «Es la más usada de toda España solo por detrás de las radiales que existen en Madrid y Barcelona», apuntó. Además, según los datos que obran en poder de la Dirección General de Tráfico (DGT), se trata de la autovía que presentó una mayor siniestralidad continuada entre los años 2012 y 2017.

Para darle la vuelta a esta situación, piden la construcción del tercer carril y que se liciten las obras para que sean una realidad los arcos Norte y Noroeste. El manifiesto suscrito se remitirá tanto al Gobierno central como a la federación de municipios. Por otra parte, los equipos de gobierno de ambos alcaldes compartieron las experiencias que están teniendo en sus ciudades para convertirlas en 'inteligentes' mediante la digitalización de servicios.