Bajo el manto de la Morenica

Dos jóvenes acercan a unos pequeños al sagrado manto de la Fuensanta./Francisco Nortes
Dos jóvenes acercan a unos pequeños al sagrado manto de la Fuensanta. / Francisco Nortes

Cientos de niños cumplen el rito de ser bendecidos por la Patrona antes de su vuelta al santuario

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Tradición, historia y fervor se fundieron el pasado lunes en el corazón de la ciudad durante otro de los actos más entrañables de las celebraciones que ya concluyen. Como es costumbre, cientos de niños acudieron acompañados de sus familiares a cumplir con el rito de ser bendecidos por el manto de la Patrona de Murcia, la Virgen de la Fuensanta, que permanece en la Catedral con motivo de las pasadas Fiestas de Primavera.

Durante gran parte de la tarde, una larga cola a la puerta del primer templo de la Diócesis de Cartagena evidenciaba que esta costumbre se revitaliza año tras año. Además, el buen tiempo contribuyó a que acudieran más fieles para cumplir con la tradición impulsada en su día por la anterior camarera, Pilar de la Cierva.

Las mayoría de los pequeños que se acercaron al templo ya habían sido inscritos durante los días anteriores en la sacristía de la Catedral, aunque muchos de ellos acudieron con sus padres y abuelos directamente. Este es el último gran acto que protagoniza la Patrona antes de que la próxima semana, concretamente el martes, retorne a su santuario del monte.

En esa ocasión, también miles de murcianos se darán cita en la plaza del Cardenal Belluga para acompañar la sagrada talla hasta la puerta de la arciprestal de El Carmen, lugar donde, como establece la tradición, las fuerzas vivas de la ciudad despedirán a la Morenica. Ya no volverán a traerla hasta la Feria de Septiembre.

 

Fotos

Vídeos