2.750 aspirantes luchan por hacerse con una sola plaza de auxiliar administrativo

El examen será el miércoles y quien obtenga la nota más alta cubrirá la vacante; el resto de aprobados integrará la bolsa de trabajo del Consistorio

MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

En los tiempos que corren tener un trabajo es poseer un tesoro. Y si es de funcionario, alejado de los vaivanes que azotan a las empresas privadas, mucho mejor. La seguridad del puesto de trabajo, unido a la nada despreciable remuneración, en torno a los 1.300 euros brutos, convierte la convocatoria es una perica en dulce, difícil de rechazar si está en paro o en otro empleo en situación más precaria.

En estas circunstancias, no es de extrañar el éxito que ha tenido la convocatoria del Ayuntamiento de Murcia para una plaza de auxiliar administrativo para el servicio de Contratación. Nada menos que 2.750 personas se han inscrito y han sido aceptadas para el examen que tendrá lugar el próximo miércoles, día 20, en facultad de Economía y Empresariales, en el campus de la UMU en Espinardo.

La peculiaridad de esta prueba y, quizá también por eso, el éxito de la convocatoria, estriba en que todos los aprobados formarán parte de la bolsa de trabajo del Ayuntamiento, de la que este irá tirando para ir cubriendo vacantes según se produzcan bajas por enfermedad, maternidad o excedencias. Así, pues, quien obtenga la máxima calificación ocupará directamente la plaza de auxiliar administrativo para el servicio de Contratación y el resto de aprobados, conforme a la nota obtenida, integrarán la lista de la bolsa de trabajo.

Las puertas de la facultad se abrirán a las 16.30 horas y a las 17 horas se harán los llamamientos. Según las bases, el examen será tipo test, constará de 60 preguntas, con cuatro respuestas alternativas (a, b, c y d), con una única contestación correcta. Se establece una penalización, descontando una correcta por cada tres incorrectas o fracción, no penalizándose las que se dejen en blanco. La duración de la prueba será de una hora. Los aspirantes deberán acudir a la realización de la prueba provistos de lápiz n º2, goma y sacapuntas y del DNI.

El Ayuntamiento no ha convocado oferta pública de empleo para auxiliares administrativos desde hace más de una década. Para cubrir 19 plazas de auxiliares de biblioteca y otras tantas de ordenanzas hizo una convocatoria hace ahora justamente dos años, a la que se presentaron más de 3.000 personas, algunas tan solo por probar suerte, otros después de estudiar el temario concienzudamente para lograr el sueño de muchos: una plaza de funcionario, aunque sea interino. Un sueldo decente que llevar a casa todos los meses. En aquella ocasión se presentaron hasta licenciados y diplomados, como seguro que también lo harán el próximo miércoles, ante la escasez de empleos y la necesidad de mejorar la economía familiar.

974 plazas hasta 2020

El equipo del alcalde José Ballesta, que tomó posesión el 13 de junio de 20015, tardó cuatro meses en reunir a la mesa negociadora, ratificando el compromiso de la anterior Corporación para cubrir 974 plazas, cuya cobertura se prevé escalonada a lo largo de toda este mandato -hasta 2020-. De esas plazas, 430 corresponden a la regularización de personal laboral indefinido no fijo (antiguos contratos de colaboración social), la mayoría conserjes, ordenanzas y auxiliares administrativos; 272 plazas se cubrirán por promoción interna e incluyen puestos de letrado asesor, cabo de Policía Local, administrativos, auxiliares administrativos, inspectores, etc.; y 242 plazas se destinarán a la consolidación de vacantes ocupadas por interinos, por lo que se podrá presentar cualquier aspirante, a puestos de educador social, arquitectos, arquitectos técnicos, etc.

Lo más urgente es cubrir 30 plazas de bomberos, cuyos exámenes tendrán lugar a finales de año. Los aspirantes tendrán que someterse a cuatro fases que deberán completar con éxito para obtener una de las 30 plazas que saldrán a concurso público.

En primer lugar, tendrán que realizar un examen tipo test, con cuatro respuestas alternativas y una sola correcta, que deberán resolver en 120 minutos.

En segundo lugar deberán someterse a cinco pruebas de aptitud física. Un circuito con seis estaciones en las que deberán saltar una altura de 1,20 metros y caer sobre uno o los dos pies; levantar una barra de alterofilia de 45 kilos (hombres) y 35 kilos (mujeres) hasta tres veces; subir por una cuerda lisa de 6 metros; recorrer una escalera horizontal de 5 metros de longitud a 2,25 metros de altura; subir y bajar por una escalera marina de 4,40 metros de altura; y realizar un tablón de equilibrio. Posteriormente deben superar una prueba de velocidad de 100 metros en 14 segundos (hombre) y 15,50 segundos (mujeres); una prueba de resistencia de 1.500 metros lisos en un tiempo máximo de 4,56 (hombres) y 6 minutos (mujeres), y una prueba de natación de 50 metros en estilo libre en un tiempo máximo de 38 segundos para hombres y 46 segundos para mujeres, y una prueba de inmersión en piscina -no superior a 40 segundos-. Los que sobrepasen estas dos primeras fases tienen por delante un tercer ejercicio de aptitudes físico-profesionales para acreditar la tolerancia al trabajo en altura (vértigo y equilibrio). El cuarto ejercicio, para los que queden, es una prueba de aptitud psicotécnica, una entrevista y un reconocimiento técnico de carácter eliminatorio. Los seleccionados deberán pasar un curso selectivo de formación y un periodo de prácticas de una duración máxima de tres meses.

La fase de oposición representa el 40% total de la puntuación, y el curso selectivo el 60%.