Los padres de La Aljorra respiran tranquilos tras un año sin Escuela Infantil

El Ayuntamiento abre de momento dos aulas de las seis que hay en las instalaciones, para atender la demanda de los vecinos

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

María José Nieto, una vecina de La Aljorra, fue el pasado año una de las perjudicadas por el cierre del Centro de Atención a la Infancia (CAI) de su pueblo, debido a que la empresa gestora del servicio declinó prestarlo, ante el escaso número de niños que había solicitado matrícula. Este año, esta madre respira tranquila. «Al final hemos conseguido que sea pública. Es una reivindicación de los padres de hace muchos años. Al menos, ahora tenemos donde dejar a nuestros hijos cuando vayamos a trabajar», indicó.

En septiembre del pasado ejercicio, un grupo de padres del que ella formaba parte inició una cruzada para impedir el cierre del centro infantil, ya que suponía un servicio «esencial» para la población. A ellos se unió la Asociación de Vecinos del pueblo e incluso la Junta Vecinal, con sendos escritos enviados al Ayuntamiento. En ambos documentos exigían el mantenimiento del servicio. Todos participaron en una concentración frente a las puertas del CAI.

El CAI Ángel de la Guarda, situado en la calle Saguntum, tiene 94 plazas para alumnos de Educación Infantil de 4 meses a 3 años de edad, repartidos en 6 aulas, de acuerdo con lo establecido en la normativa educativa en cuanto a la ratio educador-alumno. Fue uno de los primeros centros que el Ayuntamiento abrió de manera concertada. La entonces gerente del centro, María José Costa, admitió la inviabilidad de mantener abiertas las instalaciones, algo que fue asumido por el Ayuntamiento.