Más de 3.000 trabajadores estuvieron expuestos al asbesto durante años

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

3.197 personas han estado expuestas al amianto en la Región, según el registro del programa de prevención que desarrollan la Consejería de Salud y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). De ellos, 324 ya han fallecido, aunque no todos por enfermedades que puedan ser atribuibles a la exposición a este compuesto, aclara Salud. Las personas incluidas en este registro han recibido cartas en las que se les invita a acudir a su médico de familia para someterse a pruebas que permitan detectar si están aquejadas de asbestosis, una enfermedad de las vías respiratorias que genera fibrosis pulmonar, o de alguna otra patología que pueda asociarse a la inhalación de partículas de amianto.

De los 3.197 trabajadores registrados en el programa preventivo, 794 estuvieron directamente expuestos al asbesto, mientras otros 2.079 no trabajaban en industrias fabricantes pero sí manipularon materiales con amianto. Para la Asociación de de Perjudicados y Afectados por Enfermedades Producidas por Amianto (Apena) y para Podemos, el número de potenciales afectados es mayor. La formación morada cifró el pasado mes de febrero en 497 las personas fallecidas por asbesto en la Región. A las 193 muertes por mesotelioma habría que sumar otros 338 fallecimientos por otras patologías, como cáncer de pulmón, asbestosis, laringe o esófago.

La última de las polémicas relacionadas con el amianto afecta a la refinería de Escombreras. Una inspección de Trabajo detectó riesgo de exposición al asbesto el pasado mes de octubre, ya que hay presencia de este compuesto «en tubos de conexión y zonas más altas». La Fiscalía pidió en febrero la apertura de diligencias para tratar de aclarar las posibles responsabilidades de la empresa a raíz del fallecimiento de cuatro antiguos trabajadores. Repsol negó que haya habido peligro para los empleados.