López ordena su equipo sin temor a pactos

López se abraza a uno de sus colaboradores en la celebración de la noche electoral. / antonio gil / agm
López se abraza a uno de sus colaboradores en la celebración de la noche electoral. / antonio gil / agm

MC se prepara para formar gobierno en minoría el sábado y PP y PSOE, para ser oposición

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

A cuatro días de la constitución del Ayuntamiento, el próximo sábado, los pactos aritméticamente posibles para frustrar la investidura de José López, de MC, como alcalde, son meros castillos en el aire. La última componenda puesta sobre el tapete político, ante la negativa del PSOE a aceptar la propuesta del PP de votar a su candidata, Noelia Arroyo, es la suma de los siete concejales populares y los seis socialistas para aupar a la alcaldía a Manuel Padín, de Ciudadanos, que solamente tiene dos.

El convencimiento de que prácticamente nada puede detener su marcha hacia el gobierno, ha llevado a José López a intensificar en estos días sus visitas a los despachos de los servicios municipales del Edificio San Miguel, para adelantar trabajo de inspección junto con su número dos, Jesús Giménez Gallo. Él será su mano derecha a la hora de armar un futuro gobierno y el organigrama que lo sustente, tras la salida de varios cargos de confianza y el nombramiento de otros nuevos. Giménez, abogado de profesión, fue coordinador de Desarrollo Sostenible hace dos años y podría ejercer esas funciones como edil, o hacerse cargo de una superconcejalía de gobernación con control sobre los servicios ciudadanos esenciales.

Ningún partido ve factible un acuerdo de última hora de PP, PSOE y Cs, que es la única fórmula que apartaría al candidato más votado de la alcaldía

MC subió tres concejales en las elecciones municipales de hace dos semanas y tiene ocho de los 27 totales, muy lejos de la mayoría absoluta. Sin embargo, si no hay un pacto entre los demás partidos que sume 14, López será alcalde como jefe de filas de la lista más votada. Él y Giménez contarán con Isabel García (número tres), que podría ocupar Hacienda, aunque también todo el área de Interior; con el ex del PP Enrique Pérez Abellán, posiblemente en Barrios y Diputaciones; y con Ricardo Segado, al frente de Cultura, Juventud y Deportes, como puntales del Ejecutivo. María José Soler, que tiene experiencia en la gestión municipal, María Dolores Ruiz, que es especialista en patrimonio y Arancha Pérez, profesional de las finanzas, se repartirían el resto de competencias.

En las 48 horas posteriores a ganar las elecciones, López ya dio algunas muestras de lo que piensa hacer en algunos asuntos clave, en cuanto ostente el bastón de mando. Dijo que revocará el último acuerdo para que el AVE llegue por La Asomada y Torreciega y propondrá una nueva entrada por el este; aplicará una sentencia contra la bajada del agua y desbloqueará el expediente de la urbanización Novo Carthago, para seguir con el trámite ante la Comunidad Autónoma.

El futuro de Castejón

Mientras tanto, la alcaldesa en funciones, Ana Belén Castejón, no ha dicho nada sobre su futuro. El pasado jueves, tras ser anfitriona del presidente del Senado, Manuel Cruz, que estuvo en Cartagena para pronunciar una charla sobre regeneración política, en su condición de filósofo, la líder de los socialistas hizo una referencia en la red social Twitter: «Por (la regeneración democrática) debemos seguir luchando, asumiendo nuestras responsabilidades», dijo.

«Ana Belén sigue», indicaron a 'La Verdad' dos de sus asesores. Su liderazgo en el grupo municipal no está cuestionado. Sí, en cambio, el orgánico, donde destacados militantes hablan de derrota electoral sin paliativos. Aun así, pesos pesados de las agrupaciones Poniente y Sur del PSOE local destacaron que Castejón seguirá, tras asistir a la Ejecutiva municipal, el miércoles de la semana pasada. A diferencia de los colaboradores de Castejón, estos no ven motivos para que continúe. Pero ninguno le ha dicho a la cara que abandone. Solo lo hizo un miembro de la dirección local, Rafael Borgoñós.

Los tres partidos minoritarios

Ciudadanos, posible bisagra: Padín, entre optar a la alcaldía y ser irrelevante
Solo una carambola (el improbable pacto PP-PSOE) haría de Manuel Padín una pieza imprescindible para asegurar la gobernabilidad, al margen de MC. Padín no le hace ascos e eso, si le sirve para ser alcalde. En todos los demás supuestos, será un grupo minoritario más de la oposición.
Podemos, decisión colectiva: La coalición decidirá su voto el jueves
Las direcciones locales de los tres partidos de la coalición: Podemos, IU-Verdes y Equo, decidirán pasado mañana el voto a un candidato a alcalde en la investidura. La cohesión interna de este grupo dependerá, en cierto modo, de lo que pase con Podemos a nivel nacional.
Vox, la novedad: Abierto a colaborar y en contra de las broncas
La formación ultraconservadora es la gran novedad de la futura Corporación municipal. Llega sin compromisos previos aparentes con nadie y dispuesta a contribuir, dice, a evitar las broncas en el Pleno y a intentar que éste sirva para resolver los problemas de los ciudadanos.

Castejón sabe que, pese a quedar tercera, nada puede impedir que coja el acta de edil y sea la portavoz del grupo municipal, dado que controla a sus miembros. Mientras tanto, la Ejecutiva regional solo se preocupa por ahora de la negociación de un pacto con Ciudadanos para que su líder, Diego Conesa, sea presidente autonómico. Parece difícil. Los problemas en los municipios quedarán para los próximos meses.

En su defensa, los partidarios de Castejón dicen que ganó tres mil votos respecto a las municipales de 2015, aunque obvian que obtuvo menos que Pedro Sánchez, el 28 de abril, y que Diego Conesa, el 26 de mayo. Otro argumento a su favor es que, según sus partidarios, ganó en el conjunto de las doce juntas vecinales, con cuatro representantes más que en 2015, aunque perdió peso en el centro y en otros barrios. Su liderazgo en el partido no corre peligro, por ahora. «No habrá cambios orgánicos», avanzó hace unos días a 'La Verdad' el secretario regional de Organización, Jordi Arce.

Oposición antipopulista

En la noche electoral, el PP tuvo los reflejos de hacer una propuesta para poner una cortina de humo sobre la realidad: que había perdido tres de los diez ediles que obtuvo en 2015. Su candidata, Noelia Arroyo se propuso como alcaldesa alternativa a José López, en representación de la segunda fuerza política. Ofreció un pacto 'antipopulista' para evitar que MC vuelva al poder. Y pregonó lo pernicioso que, a su juicio, es ese regreso.

Pese a la derrota, tanto Arroyo como el presidente del partido, Joaquín Segado, mantienen la teoría que el resultado del 26-M les ha hecho suspirar de alivio, porque las perspectivas les situaban uno o dos concejales por debajo de los siete obtenidos. En las últimas horas repiten que se preparan para ejercer la jefatura de la oposición, en una carrera de fondo de cuatro años que pretenden que les sirva para recuperar la confianza de la mayoría de los cartageneros, en 2023, y volver al poder, ocho años después de abandonarlo, en 2015.

Los protagonistas

José López ( MC)
Se prepara para constituir un gobierno en minoría. Tener presupuesto es otra de sus prioridades.
Noelia Arroyo (PP)
Dirigirá su estrategia a liderar la oposición y extender sus mensajes por todo el municipio.
Ana Belén Castejón (PSOE)
Sin el protagonismo de los últimos cuatro años, tratará de mantenerse al frente del PSOE.
Manuel Padín (Cs)
Sin apenas relevancia política, se ofrece como alcalde y pide a PPy PSOE que le apoyen.

Arroyo construyó para las pasadas elecciones una candidatura en la que el número dos es el guitarrista flamenco y profesor de Conservatorio Carlos Piñana, que no tiene experiencia política y cuya capacidad para fajarse en la oposición es una incógnita. Sin embargo, desde el partido aseguran que todos los concejales electos seguirán. «Trabajaremos por Cartagena, desde la oposición», aseveró Arroyo. A su juicio, se avecina «una legislatura complicada», en la que «será fundamental, más que nunca, defender el interés general e impedir que el municipio retroceda más que en los últimos cuatro años». Arroyo pretende que haya un toma y daca entre López y ella para que Castejón, tercera en discordia, no aparezca como alternativa.

Así afrontan la semana decisiva las tres fuerzas clave para el futuro de Cartagena durante los próximos cuatro años. El precedente de 2015, con un pacto en los últimos minutos que desbancó al PP y colocó a MC y PSOE en un gobierno en coalición hace que casi nada pueda darse por seguro. Son los mismos partidos que se juegan el poder ahora y que, en cualquier caso, admiten que lo más probable es que gobierne MC.