La Verdad

Santo y seña

Hace 20 años, en 1995, presencié mi primer Campeonato de España en Palma de Mallorca. En aquella ocasión Murcia solamente consiguió una medalla, gracias a David Abellán, plata en la categoría júnior masculina, en la que ganó un tal Paquillo Fernández. También se disputaron en aquel campeonato los 50 km. Ganó Valentín Massana, que estuvo en Jumilla este domingo como responsable de la selección de Cataluña. Veinte años después, vemos cómo la marcha murciana se ha convertido en santo y seña del atletismo nacional. Algo que puede reflejarse precisamente en David Abellán, claro dominador en la prueba de veteranos celebrada ayer en Jumilla, o en un Miguel Ángel López Nicolás que obtuvo un fantástico oro, debutando en una competición por encima de los 20 km, haciendo su carrera y dejando atrás a todo un campeón del mundo de 50 km como el irlandés Robert Heffernan. Pero ese dominio del atletismo murciano se ha visto reflejado en todas y cada una de las categorías.

Miguel Ángel y Benjamín Sánchez con su bronce brillaron en los 35 km -sin olvidar a los veteranos Sebastián Barranco y Mª Antonia Ramírez, plata y bronce respectivamente en su categoría-, pero también lo hizo Amanda Cano, bronce en los 20 km promesa, Manuel Bermúdez, que se colgó la plata en los 10 km júnior; Irene Vázquez con otro bronce en la categoría juvenil, y la cadete María Alarcón consiguiendo un fantástico oro en los 5 km cadete. Además, la Región de Murcia subió al podio en todas y cada una de las categorías del Nacional por Federaciones Autonómicas. La mayor muestra de que no solo tenemos presente, sino también un fantástico futuro.

Mi enhorabuena al trabajo de todos los atletas y a sus entrenadores, que han logrado la mayor gesta del atletismo murciano con el resultado colectivo de este 84º Campeonato de España de Marcha en Ruta. No puedo más que felicitar al Athletic Club Jumilla, que celebró su 25 aniversario nada menos que con un Campeonato de España que va a ser la referencia en los próximos campeonatos de esta disciplina. Una organización modélica, un ejemplo a seguir.