La Verdad

La presión en las urgencias colapsa los hospitales y obliga a suspender operaciones en el Morales

Sala de espera de Familiares de La Arrixaca, ayer.
Sala de espera de Familiares de La Arrixaca, ayer. / N. GARCÍA / AGM
  • La saturación de esos servicios dejó ayer a más de un centenar de pacientes a la espera de cama en Murcia y Cartagena

La presión asistencial y la falta de camas se extendieron ayer por los grandes hospitales de la Región, después de que La Arrixaca se viera obligada a suspender el lunes dos operaciones y a repartir a 45 pacientes por pasillos y salas de observación. El Morales Meseguer, el Reina Sofía y La Arrixaca en Murcia; y Santa Lucía en Cartagena, amanecieron ayer con más de 120 pacientes repartidos por las áreas de preingreso y los pasillos a la espera de una habitación disponible. Como ya ocurrió el lunes en La Arrixaca, donde tuvieron que suspenderse dos intervenciones quirúrgicas programadas, ayer se decidió aplazar otras siete operaciones previstas en el Morales Meseguer de Murcia para dejar el mayor número posible de camas disponibles y que pudieran así ser ocupadas por quienes aguardaron en Urgencias.

En el hospital Santa Lucía de Cartagena más de cuarenta personas esperaban a mediodía de ayer en el servicio de urgencias a recibir una cama en planta. Al menos media docena se encontraban en los pasillos, y el resto, en las salas de preingreso y en sillones. Las reclamaciones por las largas esperas, algunas de más de dos días para ser ingresados, fueron un día más la tónica general.

La propia directora general de Asistencia Sanitaria del Servicio Murciano de Salud (SMS), Rosa Ramos, admitió ayer que los servicios y las camas de urgencias están al 100% de ocupación. Los hospitales mantienen abiertas todas sus áreas para reubicar a pacientes, y las áreas de preingreso (donde aguardan habitación quienes deben pasar a planta) están también completas. El colapso en los centros hospitalarios estos días está provocado por la mayor afluencia de usuarios a los servicios de urgencias afectados, en muchos casos, según el SMS, por enfermedades respiratorias, que en el caso de los ancianos o enfermos crónicos se agravan y requieren hospitalización.

A pesar de que la gripe no ha alcanzado aún su pico epidemiológico -lo hará en las próximas semanas- los hospitales de la Región están atendiendo estos días una media de 500 urgencias más de lo habitual debido a esas infecciones respiratorias. Si la afluencia normal oscila entre las 1.800 y 2.000 urgencias hospitalarias diarias, estos días, «debido al frío y a la incidencia de infecciones respiratorias, el número de atenciones alcanza las 2.500», insistió Ramos.

La saturación en los cuatro grandes hospitales de la Región -en el resto disponían de camas libres- obligó ayer a reforzar los servicios de urgencias para que el centenar de pacientes que a primera hora aguardaban repartidos por pasillos y salas de observación estuvieran atendidos mientras esperaban su hospitalización en planta.

Así, tanto la La Arrixaca, como el Morales Meseguer, el Reina Sofía y el Santa Lucía han habilitado estos días áreas de preingreso, en las que los enfermos aguardan una cama libre en planta «con cuidados médicos y Enfermería». El objetivo del SMS es que no tengan que esperar allí más de ocho horas. A la vez, se han adecuado zonas de 'prealta', donde se está ubicando a los usuarios que ya pueden dejar el hospital pero que están a la espera de que les recoja su familia o que aguardan la entrega del informe médico, para que liberen la habitación.

La presión asistencial está provocando también que los tiempos de espera en urgencias sean más elevados de lo habitual. Las demoras, según denunció ayer la Asociación de Usuarios de la Sanidad Pública, han desatado la indignación y las quejas de centenares de pacientes, en muchos casos soliviantados además por «la falta de intimidad y de dignidad que tienen que soportar los enfermos».

En previsión de que las complicaciones vayan en aumento, el SMS no descarta «realizar traslados a hospitales concertados o suspender intervenciones para ganar espacio y tiempo con la atención a enfermos. Al final del día la situación en los hospitales está siendo buena, con todos los pacientes hospitalizados», insistió la directora general de Asistencia Sanitaria, quien resaltó que las siete operaciones aplazadas ayer en Morales Meseguer no revisten gravedad y serán reprogramadas para las próximas semanas. Las complicaciones en ese hospital, que llevan días provocando las quejas de los propios profesionales, fueron admitidas ayer por Ramos, quien reconoció que «es un centro que ha llegado a su capacidad máxima».