La alcaldesa de Cartagena se fue a una fiesta del concejal de Cultura en plena crisis por la gota fría