Tabican la puerta del parador de El Niño y el indigente que vivía allí recibe atención social

La puerta del parador de El Niño fue tabicada a principios de esta semana./J. L. Vivas
La puerta del parador de El Niño fue tabicada a principios de esta semana. / J. L. Vivas

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Después de rechazar en numerosas ocasiones las propuestas de ayuda de los educadores y trabajadores sociales, Bousmeha ha accedido, por fin, y el pasado martes fue trasladado a las dependencias de Jesús Abandonado en Murcia. «Esta persona se ha dejado ayudar por profesionales de acompañamiento social», afirman desde el Consistorio. Durante mucho tiempo, este vecino de Molina de Segura ha residido, día y noche, en la puerta del Parador del Niño, establecimiento cerrado al público hace varios años. Ahora se encuentra en un programa de atención social integral para personas sin hogar.

Se trata de un caso que ha requerido de un trabajo interdisciplinar, contando con la colaboración de distintos servicios municipales y externos, como Fiscalía, Atención Primaria y Salud Mental. La Concejalía de Bienestar Social ha realizado numerosas actuaciones desde 2008, cuando fue derivado al Programa de Acompañamiento para la Inclusión (PAIN) desde la Unidad de Trabajo Social (UTS), tras ser expulsado de una vivienda tutelada por una asociación comarcal al no aceptar las normas.

Desde entonces, Bousmeha ha vivido casi siempre al aire libre, sobre todo en la entrada del referido establecimiento que, ahora, ha sido tabicado para evitar que el lugar vuelva a ser ocupado. Desde el Ayuntamiento informaron a Fiscalía sobre la situación de desamparo de este vecino. También avisaron a la Fundación Murciana para la Tutela y Defensa Judicial de Adultos para su amparo ante el proceso de incapacitación. En su historial, se incluyen valoraciones psiquiátricas, de técnicos de la Consejería de Policía Social, de técnicos de Sanidad, del almacén municipal y de Sercomosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos