Ensalada de lentejas y col

Plato de ensalada de lentejas y col./
Plato de ensalada de lentejas y col.

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

Hace 9.000 años, nada menos, ya se cultivaban. En Egipto eran la comida destinada a la realeza, pero también fueron la comida de los obreros que construyeron la gran pirámide de Keops. Cuentan los historiadores que se les daban grandes cantidades de lentejas junto con cebolla y cerveza. Claro, ahora me lo explico. Las invictas legiones romanas hollaron medio mundo a golpe de 'lens culinaris', que era la dieta más común de sus soldados. O sea, las lentejas, que siempre nos han dicho nuestras madres que tienen mucho hierro. Pues hoy, en ensalada. Empezamos por lavar bien las lentejas en un colador al chorro del grifo y escurrirlas. Cortamos la col en una juliana muy fina, hacemos lo mismo con la cebolla, cortamos las aceitunas en rodajas y troceamos el tomate en cubos pequeños. Unimos todo esto en un bol y salpimentamos. Vamos con la vinagreta. En otro bol mezclamos tres partes de aceite con el vinagre, pimiento rojo y verde troceado en una 'brunoise' fina (cubitos). Añadimos un pellizco de pimentón dulce y otro de orégano seco. Lo mezclamos todo bien sin batir y llega el momento de montar los platos. Colocamos la ensalada en cada uno de ellos; distribuimos por encima trocitos de queso azul y salseamos ligeramente con la vinagreta. Mejor hacerlo así que no en el bol con todo el preparado, porque si nos sobra, si no está aliñado podemos conservarlo en el frigorífico para el día siguiente. No sería el caso si lo aliñáramos todo.