Kilos de más

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

Fabricante de prótesis es una profesión de futuro. Prótesis de rodilla, de cadera y de todo lo que haga falta para los trabajos de chapa y pintura que muchos de nosotros necesitaremos dentro de muy pocos años para reparar las consecuencias físicas de los esfuerzos desmedidos.

La gente se lanza con fruición a hacer deporte en verano. Y ya nadie se conforma con dar unas brazadas en la playa, alquilar una pista de tenis un par de horas a la semana, jugar a las palas en la arena o dar una vuelta diaria en bicicleta. Ahora todo el mundo practica crossfit, corre los 100 kilómetros de la Legión, marcha a la Quebrantahuesos o tiene entre sus proyectos bajar de cuatro horas en la próxima Ruta de las Fortalezas. Más trabajo para los fisioterapeutas.

Observo desde mi puesto de vigilancia agosteño en un chiringuito playero cómo el paseo marítimo se ha convertido en una pasarela de moda donde los más sofisticados atuendos deportivos se mezclan con los más extravagantes a ritmo de cinco minutos el kilómetro. ¡Ojo, que ahí es donde se hace tendencia! Basta para ello con que un 'coolhunters' le eche el ojo a tu camiseta 'vintage' de la mortadela ElPozo para que su rediseño acabe la próxima temporada en una percha del H&M.

Me contaban bomberos de Cartagena que hace un par de meses tuvieron que bajar de un monte a un novel senderista que, metido en la cincuentena, necesitaba fuelle para regresar al punto de partida. Hacía calor y estaba mal hidratado. Pero ni la temperatura ni la necesidad de agua ni las lesiones de rodillas aparecen en las imágenes que nuestros conocidos cuelgan en sus redes sociales para que veamos lo en forma que están y que sirven de estímulo para superarlos con gestas más grandes. A ver quién mea más lejos, que se dice en mi pueblo.

Todo ello es en balde, por si no se han dado cuenta aún. Por de pronto la mayoría recibiremos septiembre con cuatro o cinco kilos de más adosados al contorno. Es lo que tiene comer y beber de más. ¡Bienvenidos a la realidad!