La cara oculta de la Luna

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

Los chinos, que corren más que nadie, están empeñados en descubrir todo aquello de valor que podría esconder la cara oculta de la Luna, donde ningún humano ha pisado antes. Siguiendo la máxima de Carl Sagan de que «algo increíble está esperando a ser descubierto en algún lugar», puede que no solo se topen allí con ese preciado combustible nuclear, denominado Helio 3, con el que pretenden atender la demanda de energía de la humanidad durante los próximos 10.000 años. Qué optimistas, los chinos. Lo mismo regresan cargados de oro lunar y ya no hay planeta en el que aterrizar. 'Darse' prisa.

Mientras tanto, y ya que han echado el viaje, los abnegados chinos pueden hacernos un favor descomunal y descubrir si nos hemos dejado por allí algunas cosas verdaderamente increíbles que teníamos por estos lares terrícolas no hace mucho. Aquella feliz creencia de que podríamos autoabastecernos para siempre con la energía del viento y el sol. La conciencia ecológica en los líderes mundiales. La meritocracia en la administración pública. Chiquito de la Calzada. Los homenajes a tiempo. Keith Flint. El respeto a los maestros. Los deportes en Antena 3. Los mares sin plásticos. Los veranos interminables. Los tomates con sabor a tomate. También debe de andar por allí la vergüenza de algunos políticos, encabezados por Pedro Sánchez, que andan tan sobrados como para hacerse una foto sobre las cenizas de Gran Canaria sin dejar que caiga la sonrisa que provoca no se sabe muy bien qué. Será el Falcon, su tesis o su cariñoso «arrope» (sic) a la Selección Española de Baloncesto. La risa del presidente es inescrutable.

Por aquella tierra yerma puede que se halle, además, la esperanza en el ser humano que muchos perdieron hace tiempo. Entre ellos Josep Pla, quien lo dejó claro en animada charla con Joaquín Soler Serrano: «No creo en los seres humanos, y espero que los seres humanos tampoco crean en mí». Siento mucho contrariarle, pero yo sí creo en Pla. Nos vemos en la cara oculta de la Luna.