Idílico amor de verano

Idílico amor de verano

FERNANDO PERALS

El amor de verano. ¿Quién no ha tenido uno alguna vez? Una relación idílica, fugaz, que dura tanto como el tiempo lo permite y que hace florecer tus sentimientos más intensos. Esto es lo que le ocurrió al escritor murciano Pascual García con la gata de su hermana en agosto de 2018. Él acababa de salir de una relación matrimonial y estaba buscando una nueva casa para mudarse. En el octavo mes del año se marchó a la vivienda de su hermana, en Hellín, donde conoció a la que se iba a convertir en su mejor compañera en un época de soledad: 'Pepa'. El domicilio de este municipio quedó vacío. Él pasó el mes allí y no lo hizo solo, sino con 'Pepa', una gata gris con tonos marrones que rebosa «elegancia», tiene tres años y fue rescatada de una perrera.

Pascual estaba con su portátil, su libro y una mascota de la que era dueño durante dos semanas. «Mi historia empieza una noche en la que la gata, tras golpear la puerta durante un rato, entró en mi habitación, se subió en mi cama y se quedó dormida en mis pies. Mantuvimos un idilio particular. Cada vez que la veo siento que hay algo especial entre ella y yo que nació en el mes de agosto. Un amor de verano. Es algo que no puedo olvidar porque estaba solo». 'Pepa' es una gata callejera. Fue adoptada en 2016. Es emocional, inteligente, entrañable y amorosa. Pero su mejor definición la da el que fue su amo durante 15 placenteros días: «Es una gata muy humana».

Pascual vivió la juventud rodeado de animales como borregos, ovejas y gallinas. Pero ninguno le atrapó como lo hizo 'Pepa' hace un año. Su vida cambió «absolutamente a mejor» desde que conoce a este animal. Él está en Murcia y ella vive en Hellín. No todos los días son agosto y eso es algo que Pascual no puede cambiar, aunque lo desee. Va una o dos veces a verla. Y ya de paso, a su hermana y sus sobrinos. Juega con ella, aunque no en la calle, ya que es un ambiente hostil para la mascota. Cuenta con un rincón con su comida y agua aunque Pascual siempre le lleva un tarro de algún alimento especial para que, a cambio, la gata le recuerde el cariño de aquel encantador mes de agosto. «Me acaricia, se sube encima de mí y yo le agasajo. La verdad es que es un poco promiscua porque le dedica los mismos gestos de amor a mis sobrinos y a mi hermana, pero para mí es muy especial. Es enternecedor verla cómo viene a mí. Tengo ganas de verla siempre».

El escritor se deshace en elogios hacia su 'amor de verano', pero rebuscando le encuentra un defecto. «Es caprichosa. Hace lo que le da gana y algunas veces parece que se va a cargar el sofá porque se afila la uña con él». Doce meses después, 'Pepa' y Pascual están cerca de cumplir su íntimo aniversario. Justo en verano, una época difícil para los animales en general y para esta gata en particular. «Le afecta mucho el calor. Siempre busca el ventilador o el aire acondicionado. Se le cae el pelo y le cambia mucho el humor. Ahora tienes que acariciarla más y darle un cariño extra».

Datos 'personales'

Nombre
'Pepa'
Raza
Callejera
Edad
3 años

Así, continúa disfrutando de la pluma y de la literatura, su vida. Su trabajo lo aferra a los libros en busca de nuevas ideas que plasmar en otra obra. 'Pepa' lo espera en Hellín para servirle de guarida y desconexión una o dos veces por semana. Pero quizás sea poco. O nada comparado con lo que le gustaría. Por eso, Pascual no descarta sumar en su vida un nuevo acompañante que le robe el corazón, aunque ahora mismo este tiene dueña. «Me gustaría tener una gata igual que 'Pepa'. Estoy colgado de ella».