Tan lejos y, a la vez, tan cerca

Tan lejos y, a la vez, tan cerca
LV

FERNANDO PERALS

Es su mejor amiga. Él está en Murcia, ella en Jumilla. Se echan de menos. Mutuamente. Cada día. Su compañía es, a veces, mejor que la de cualquier humano. Así habla Moisés Navarro, coordinador de las ONG para el Desarrollo en la Región, sobre su mascota 'Diana'. Esta tiene cinco años, llegó recién nacida en 2014 tras acogerla de un albergue de Jumilla. El animal aterrizó en el domicilio de los abuelos de Moisés, donde pasó un par de años hasta que cayó enferma. Cuando se recuperó, se trasladó a la ciudad del vino donde empezó una nueva vida con él, sus hermanos y su madre. «Nuestra vida cambió a mejor. Es una perra buena, obediente, hace mucha compañía a toda la familia y, sobre todo, a mi madre. Transmite buenas sensaciones, pero en especial mucho cariño».

No es la primera mascota de Moisés en su vida. De pequeño tuvo a 'Toby', otro perro que le robó el corazón. Además, ha compartido vida con algún que otro pájaro y varias tortugas. Pero el presente es de 'Diana'. Un animal cercano al que «solo le hace falta hablar para comunicarte con ella y que transmite energía positiva». Destaca de ella su compañía en los momentos cuando la soledad habita entre las paredes de la vivienda. También adora que sea lo suficientemente dócil para «pasearla sin correa y que no te cree casi ningún problema». Y es casi porque no todo son virtudes en ella: «Lo peor es cuando ve a otra perra. Se vuelve loca. No te hace caso y se va contra ella. No puede ver a las hembras. Con los perros no lo hace. A veces te da algún que otro dolor de cabeza».

Hace unos meses, la vida separó a Moisés y 'Diana'. El coordinador de ONGD se independizó para vivir con su pareja y eso supuso alejarse de su mascota. Desde entonces, la ve mucho menos de lo que le gustaría, pero recorre los 70 kilómetros de Murcia a Jumilla en cuanto tiene un hueco para disfrutar de su mejor amiga. «Cuando voy, lo hago para estar con ella. Y después con la familia. La veo una vez a la semana, depende del trabajo y de mi disponibilidad. La extraño mucho. Es una compañía que a veces no te dan ni los humanos».

Si algo demuestra Moisés con sus palabras es la nostalgia que siente al no tenerla a su lado día tras día. De hecho, si no fuera por su vida laboral, se replantearía sumar una nueva mascota a su vida: «La echo de menos. Mi pareja y yo hemos pensado en tener otra perra, pero tener una mascota significa responsabilidad y por problemas de tiempo ahora mismo no nos lo podemos permitir. Si tuviera alguna, me gustaría que fuera como mi 'Diana': bonita y educada».

Ficha

Nombre
Diana
Raza
Mestiza
Edad
5 años