Unidos por amor al agua

Unidos por amor al agua
jaime insa / agm

FERNANDO PERALS

Poder pasar más tiempo contigo mismo. Romper con la inercia del día a día. Escapar del estrés de la rutina y, aún con más necesidad, del que imprime la vida política. Estas son algunas de las ventajas que María Giménez, diputada de Podemos en la Región de Murcia, obtiene de su adorada mascota. Se llama 'Sami', es un perro de agua que apenas tiene 15 meses y se ha convertido en el mejor compañero de viaje para la política: «Tenía muchas ganas de tener un perro, pero me resistía por mi vida laboral. Me parecía una locura tener una mascota en casa. No sabía el tiempo que le iba a poder dedicar. Le estuve dando vueltas y la raza de agua me gustaba mucho porque adoro el mar, la playa, y sabía que son perros a los que les encanta bañarse. Me atraía la idea de poder compartir estos momentos con el animal. Me decidí por eso. Me hace desconectar. Me aporta el equilibrio que necesito en mi vida».

La jornada para 'Sami' y María empieza muy pronto. Un paseo matinal de 45 minutos es el primer momento del día que disfrutan juntos. Justo después, llega un duro trance para dueña y mascota. La diputada tiene que despedirse de su perro para atender las tareas de la vida política y, en algunas ocasiones, se separan hasta las últimas horas de la tarde. «Hay veces que me agobio porque pasa mucho tiempo. Cuento con vecinos que tienen otras mascotas y muchas veces me ayudan. Intento organizarme. Es complicado pero poco a poco lo llevo cada vez mejor. Él también se está haciendo a mi día a día, a la casa y al horario que le marco. Cuando llego después de un largo día de trabajo, a veces, siento que me habla. Se me apoya en mis piernas, me murmura y parece que entablamos un lenguaje diferente entre los dos».

Mimoso, sociable y nada dominante. Así es 'Sami'. El animal tiene un nutrido grupo de amigos con los que se deleita cada tarde compartiendo un gran rato de ocio con una pelota. O con lo que encuentre, porque al perro le da igual el qué y solo le importa con quién. Ese es el segundo instante del día en el que María y la mascota, juntos de nuevo, vuelven a ser uno. Pero hay algo distinto, algo especial, que cautiva al perro y que refuerza la relación amorosa que mantiene con su ama: «Paseamos juntos por la mota del río. Una vez que pasas La Fica, en una zona donde hay poca gente, lo suelto y nos divertimos con algo que le vuelve loco: los limones. Me espera debajo de un limonero para que coja uno y nos pongamos a jugar con él. Los adora. Es muy murciano».

Ficha

Nombre
Sami
Raza
Perro de agua
Edad
1 año