Volver a Murcia es un regalo

Volver a Murcia es un regalo
LV

'Kira' es una perra de raza pastor alemán de la que Laura Gil se quedó prendada cuando jugaba en Burgos y con la que quiso obsequiar a su padre

FERNANDO PERALS

Ha saboreado la miel de la victoria. Se ha subido al cajón más alto con sus compañeras de selección. Y se ha colgado la medalla más preciada de todas, la dorada. Laura Gil, jugadora del Perfumerías Avenida, de la Primera División española, y campeona de Europa por tercera vez con el combinado nacional de baloncesto hace unos días, es, además, la artífice de la llegada de 'Kira' a casa. Es una perra de raza pastor alemán de la que la deportista se quedó prendada cuando jugaba en Burgos y con la que quiso obsequiar a su padre: «Quería regalarle un perro. Habíamos tenido anteriormente un cocker en casa pero tuvimos que sacrificarlo porque estaba muy enfermo y lo pasamos todos muy mal, mi padre en especial. Empecé a buscar por internet y vi que regalaban unos cachorros. Fui a verlos y había tres o cuatro. Una de la camada vino a morderme los cordones de la zapatilla nada más llegar y dije 'Esta se viene conmigo a Murcia'. Era tan pequeña que hablé con la dueña para que se quedara un mes más con su madre. Pasado ese tiempo fui a recogerla y nos la llevamos para casa».

La perra vive por y para el padre de la deportista. Él es su acompañante en los kilométricos paseos con los que se deleitan cada día. Se encarga de su cuidado, su alimentación y de que el animal siga creciendo y manteniendo esa hechura que impone a los que no la conocen. Un tamaño que, según cuenta Laura, no parece que vaya a disminuir: «Come mucho y come de todo. Entre el pienso y nuestra comida siempre prefiere lo segundo. Es una más de la casa y está tan integrada que muchas veces mis padres quieren que nos levantemos de la mesa antes de terminar el plato para dejarle algo a ella. Cosa a la que yo muchas veces me niego porque tengo más hambre y quiero acabármelo todo».

El animal, que desborda amor y alegría allá por donde pisa, disfruta en pequeñas dosis de la pívot murciana, y viceversa. Ella vive en Salamanca y solo se reúne con la mascota en las vacaciones de verano o en esporádicas excursiones que la familia al completo hace hasta el centro del país.Un verano en el que Laura y 'Kira' viven uno de los instantes que la deportista recuerda con más cariño: «En esta época es cuando más disfrutamos la una de la otra. Muchas mañanas nos levantamos temprano y nos vamos a la playa. Le encanta nadar, meterse al agua y jugar conmigo con una pelota. Son pocos ratos juntas pero estos, sin duda, son los más especiales».

Ficha

Nombre
Kira
Raza
Pastor alemán
Edad
5 años