El corazón grana de 'Zuma'

Juan Pereñíguez, exárbitro de fútbol y delegado del Real Murcia, junto a su perro 'Zuma'./Vicente Vicéns / AGM
Juan Pereñíguez, exárbitro de fútbol y delegado del Real Murcia, junto a su perro 'Zuma'. / Vicente Vicéns / AGM

Los inicios de Juan Pereñíguez con su can no fueron nada sencillos. Ahora el exárbitro y delegado del Murcia y su mascota se han conquistado mutuamente

FERNANDO PERALS

Lo suyo eran los gatos. Seres independientes cuyo cuidado no te exprime al mismo tiempo que lo hace el trabajo. Pero su corazón le pedía escuchar ladridos en casa. Al final, dio el paso. Juan Pereñíguez, exárbitro de fútbol y delegado del Real Murcia, se aventuró el año pasado a adquirir un perro. Se llama 'Zuma', es de raza basenji, tiene 17 meses y vino de una camada que tuvo su hermano. Los inicios del dueño con su mascota no fueron nada sencillos. Ahora, se han conquistado mutuamente y cuesta verlos separados: «Vivo solo y el primer mes lo pasé muy mal. Estaba en la oficina del trabajo y no sabía cómo iba a reaccionar el perro sin nadie en casa. Salía de trabajar corriendo, cogía el coche y me plantaba allí para ver si todo estaba bien. Siempre me gustaron mucho los perros pero son una responsabilidad y requieren de mucha atención. Cuando se me murió el último gato no me lo pensé y me traje a 'Zuma' cuando tenía dos meses. Merece la pena. Estoy encantado».

Duermen cada noche juntos en la misma cama. No sin antes hacer una pequeña guerra de almohadas después de que el animal robe la de su dueño. Cuando Pereñíguez se cabrea y abronca a su perro, este «agacha la cabeza, viene hacia mí y me abraza», relata el amo. El delegado del club grana asegura que su mascota no tiene ni un solo defecto. Aunque a la hora de recordar anécdotas junto a él parece que la criatura hace de las suyas alguna que otra vez: «Se comió el sofá y tuve que tirarlo. Me lo destrozó entero. Hubo una tarde que se enganchó con un perro de otro vecino y se hizo pequeñas heridas. Un día tenía una comida con unos compañeros. Estrenaba ropa. Camisa, pantalones y zapatos. Estaba recién duchado. Lo saqué, había llovido unos días antes y se había creado una zona de barro. El perro corrió hacia allí y cuando le vi venir estaba lleno de tierra. Se acercó, se sacudió y me manchó entero. Toda la ropa quedó para tirarla. No pude ir a comer. Acabamos los dos juntos metidos en la ducha».

'Zuma' ha rodeado a Pereñíguez de muchas personas que se han convertido en grandes amigos. Amo y mascota disfrutan de la noche murciana a las espaldas de la Nueva Condomina, donde se encuentra su hogar y la zona de paseo que comparten con multitud de vecinos y varios amigos del perro. Se tienen pasión el uno por el otro. Lo que comenzó como algo un tanto angustioso jamás será distinto a una relación de ensueño: «Los fines de semana no salgo por estar con él. No sabía que podías querer tanto a un animal. Es como si fuese mi pareja».

Ficha

Nombre
Zuma
Raza
Basenji
Edad
17 meses