La divina aparición de 'Gorda'

La divina aparición de 'Gorda'

La historia que envuelve a Domingo Pascual, cardiólogo de La Arrixaca, y 'Gorda', una perra mitad caniche mitad yorkshire que tiene seis años, es una historia de cuento

FERNANDO PERALS

Una mascota como regalo de cumpleaños. Un animal que llega a una casa para emocionar a los más pequeños primero y convertirse en una preciosa responsabilidad para los mayores más tarde. La historia que envuelve a Domingo Pascual, cardiólogo de La Arrixaca, y 'Gorda', una perra mitad caniche mitad yorkshire que tiene seis años, es una historia de cuento. Era 2012. La segunda hija de Domingo iba a cumplir 12 años y por su aniversario pidió solo un regalo: un perro. Su padre lo buscó entre sus familiares y amigos más íntimos por si alguien conocía alguna camada de la que adoptar pero no lo encontró.

El momento llegó. Domingo no tenía el preciado regalo que esperaba su hija. Pero el destino decidió tomar parte en la vida de la joven. Cuando la familia salió de casa, al lado de la puerta, en un sofá situado en el porche de la vivienda, apareció 'Gorda'. Era un cachorro, no tenía collar y aterrizó justo en el momento exacto. La perra inundó de felicidad durante tres días la casa. Al tercero tocaron el timbre. «Era un señor con un perro grande buscando a 'Gorda'. El animal se había escapado de su domicilio, que estaba a un kilómetro del nuestro, y el perro había acabado en el sofá de nuestra casa el día del cumpleaños de mi hija. Se lo devolvimos y fue un drama en el hogar».

El cardiólogo contactó con el dueño en busca de un hermano de 'Gorda' y la respuesta fue una de las sorpresas más bonitas que ha recibido la familia: «Lo llamé por si había encontrado a alguien que tuviera un perro igual, me confirmó que no y acto seguido me dijo: 'He visto a tu hija llorando y como habéis cuidado de la perra, os la voy a devolver para que os la quedéis». Esa es la llegada de 'Gorda', una perra que 'eligió' a su familia.

Es considerada una hija más y no se separa de 'papá' Domingo. «Adora salir a correr conmigo. Además, soy el que más comida le doy, a veces hasta compartimos el plato. Te aporta una relajación increíble. Disminuye tu estrés. Es un punto de apoyo muy importante».

'Gorda' no para quieta. Y no es porque cada vez que quiera salir a la calle coja con la boca las zapatillas de su amo y se las ponga en la puerta. Esta perra no se queda en casa cuando la familia viaja: «Nos la llevamos a todos los rincones a los que vamos. Ha recorrido la Costa Amalfitana, Nápoles, Milán, la carretera romántica de Alemania, Inglaterra y nunca nos ha dado ningún problema». 'Gorda' es, sin duda, una mascota singular. Llegó como una divina aparición cuando más se le necesitaba. Ahora es «un familiar más» que empapa de amor a todos los que le rodean.

Ficha

Nombre
Gorda
Raza
Cruce de orkshire y caniche
Edad
7 años