Felinas políticas

Felinas políticas
Pablo Sánchez / AGM

FERNANDO PERALS

Aparecieron de la nada y se convirtieron en todo para su dueña. Callejeras, jóvenes y con alma viajera. Así son 'Lola' y 'Shira', las gatas de Carmina Fernández, diputada del PSOE en la Asamblea. La primera tiene cuatro años y fue el regalo de unos amigos de la política. La segunda es pequeña, pero matona. Tiene dos años, su primer amo se marchó a vivir fuera y su actual dueña quiso que fuera la mejor amiga de 'Lola' para siempre. Esta, cuando le apetece, se transforma en una trotamundos y se va a inspeccionar otros territorios lejos de su casa. A los pocos días vuelve arañando la puerta de la vivienda como si no hubiera pasado nada y con una mirada que dice: 'Hogar, dulce hogar'. Ambas completan la vida de Carmina, para la que siempre son lo primero al regresar del trabajo: «Mi día a día es muy agradable con ellas. Todos los días, cuando llego a casa, las dos me están esperando. Se quedan en la ventana asomadas y cuando ven llegar el coche bajan a la puerta del garaje y aguardan en las escaleras a que entre. No se despegan de mí. Siguen mis pasos allá donde voy».

Rompen con la monotonía. Le dan el respiro necesario a su dueña, que no ve el momento de llegar a esas últimas horas del día donde las tres se vuelven una: «Me aportan tranquilidad. Mucha paz. Me gusta estar con ellas porque son muy cariñosas. Me relajan mucho. Cuando llego por la noche están todo el rato conmigo. Duermen en mi habitación. Son una bonita compañía y es un placer tenerlas». Entre las dos gatas se llevan de maravilla. Juegan, duermen una encima de la otra, se revuelcan, hacen la 'croqueta' y apenas se separan. Se pasan el día en la ventana viendo los pájaros cantar y pasar, y «solo sacan un poco sus garras cuando le cortamos las uñas, que sí les enfada», reconoce su ama.

'Lola' y 'Shira' se divierten solas. Apenas necesitan activos para entretenerse. Pero cuentan con una manía. Un capricho convertido en afición con el que más disfrutan: «Les encanta quitarme el coletero cuando me he hecho una cola en el pelo. Se suben por detrás y van arrancándomelo y jugando con él. Les gusta robar coleteros, divertirse con ellos y esparcirlos por toda la casa». Los hijos de Carmina piden un felino más. Insisten en aumentar el número de animales y en darle una compañía a las dos reinas de la vivienda. Pelo la vida política prohíbe, por el momento, sumar un nuevo miembro: «No nos podemos permitir otra mascota por falta de tiempo. Si fuera por mi familia viviríamos rodeados de animales. Estas dos son estupendas y con ellas tenemos bastante».

Ficha

Nombre
Lola y Shira
Raza
Callejeras
Edad
Lola: 4 años. Shira: 2 años