Perro con autoridad regional

Perro con autoridad regional
Alfonso Durán / AGM

FERNANDO PERALS

Periodista radiofónico de dilatada trayectoria. Ahora, presidente de la Asamblea Regional. Y desde octubre de 2015, el amor incondicional de su perro 'Dobby'. Alberto Castillo se sumergió en la vida política hace pocos meses. Una nueva etapa que le carga de responsabilidad y que le distancia de una mascota que le espera con fervor cuando vuelve a casa. Es un yorkshire, tiene cuatro años, y fue el regalo con el que el periodista le dio la enhorabuena a su hija por una Selectividad excelente. Pero el idilio que Alberto y 'Dobby' mantienen no entiende de obsequios, es una relación diferente al resto: «Es el rey de la casa. El que más mimado está. No hay manera de separarlo de mí en todo el día. Es una lapa. Mi sombra. Es como un apéndice de mi cuerpo. Donde voy yo, va él. No se acuesta hasta que yo me voy a dormir. Cuando me siento a ver la televisión, él salta el sofá, se acuesta a mi lado y pone su cabeza encima de mí. Conmigo tiene algo especial al resto de la familia».

Cuando el sol hace acto de presencia y una nueva jornada comienza, amo y mascota gozan del mejor instante del día. «El primer paseo de la mañana, que para mí tiene un encanto especial, es a las 6.30. Me pongo el chándal, y con el fresquito de la mañana, lo cojo, me lo bajo y nos vamos los dos a un parque que hay cerca de casa a darnos un largo paseo. Es el mejor momento del día por la tranquilidad y la paz que vivimos juntos», comenta Alberto. El pequeño 'Dobby' no entiende que su padre tiene otras tareas ahora. Él solo desea escuchar cada tarde el sonido del motor del vehículo de su dueño para ponerse detrás de la puerta, esperar a que entre y hacer «una auténtica fiesta».

Cuando a la mascota de la casa le apetece jugar, no hay excusa que valga. Él manda. Su rato de ocio es innegociable. Se encarga de hacer de las suyas para que nadie se lo quite: «A 'Dobby' le gusta coger con la boca un juguete de su rincón y ponérmelo en los pies. Eso es sinónimo de que quiere que pasemos un buen rato juntos. Por muy cansado que vengas, le dedicas ese tiempo porque se lo merece». El animal es el dueño del hogar. Deja vivir a la familia entre sus cuatro paredes de milagro. «La casa es suya. Es muy territorial. Si llaman al timbre parece un león que va a atacar. Luego queda en nada porque vuelve con el rabo entre las piernas». Además de defender a capa y espada la vivienda, también saca las garras cuando alguien entra en el radar del periodista: «Es muy celoso. No te deja que nadie se te arrime. Pero se le quiere lo que no está escrito».

Ficha

Nombre
Dobby
Raza
Yorkshire
Edad
4 años