Los Vivancos danzan hoy en el Auditorio de Los Alcázares

Componentes del grupo de baile Los Vivancos. /
Componentes del grupo de baile Los Vivancos.

LA VERDAD

Nacidos para bailar' es el título del espectáculo que esta noche, a las 22.30 horas, presentan Los Vivancos en el Auditorio del Parque de las Peñas Huertanas de Los Alcázares, con motivo de su XLVIII Semana Internacional de la Huerta y el Mar. El grupo de baile, compuesto por seis hermanos (Elías, Aarón, Judah, Cristo, Josua e Israel), lleva con este espectáculo al escenario su pasión por la danza. Desde jóvenes crecieron rodeados de arte. La música fue parte de su respiración y conformó su propio estilo de vida, con el que «siempre han estado comprometidos», se definen. Todos ellos comenzaron a tocar instrumentos desde muy corta edad, apenas cinco años, y la danza, las artes marciales y las acrobacias fueron complementando poco a poco su formación.

Sus giras les han llevado por los principales teatros del mundo. Entre otros: el London Coliseum en el West End de Londres, el Auditorio Nacional de México, el Evening Stars Festival de Nueva York, la Alianza de Civilizaciones de Qatar o el Kremlin de Moscú. De Roma a Siberia. De China a Chipre y Australia. En total, son más de 300 teatros donde han exhibido su lírica creativa, inspirando a millones de espectadores por todo el globo.

Además, han colaborado con multitud de personalidades, como Antonio Banderas, el diseñador Giorgio Armani y la Princesa Estefanía de Mónaco, quien les invitó personalmente a participar en el Festival de Circo de Montecarlo. También figuran en esta lista, Daniel Finzi Pasca, creador y director del Cirque du Soleil; los compositores Fernando Velázquez y Joan Martorell; la Orquesta Sinfónica de Budapest, que interpreta sus composiciones; y el ingeniero aeronáutico de la NASA Eduardo García Llama, quien diseñó la producción de sus espectáculos, en los que mezclan estilos, desde el flamenco a la danza contemporánea: «Hay una cosa que me fascina del arte, que no exista la monotonía. Si no me hubiese dedicado al espectáculo, tendría que haber sido algo que me diera esa incertidumbre», reconoce Elías Vivancos.