Salif Keita: «Seguiré luchando contra la discriminación y contra los asesinatos de personas con albinismo en África»

Salif Keita, más de medio siglo dedicado a la música, regresa a Cartagena para presentar el anunciado como último disco de su carrera, 'Un autre blanc'. / THOMAS DORN
Salif Keita, más de medio siglo dedicado a la música, regresa a Cartagena para presentar el anunciado como último disco de su carrera, 'Un autre blanc'. / THOMAS DORN

El astro maliense, figura esencial del afropop, recibe el Premio Especial La Mar de Músicas 2019 y presenta el que será su último álbum de estudio, 'Un autre blanc'

Jam Albarracín
JAM ALBARRACÍN

Es una de las grandes estrella del pop africano, al tiempo que un viejo conocido de La Mar de Músicas, festival al que acude por sexta vez -cinco a nombre propio y una al frente de Les Ambassadeurs Internationaux- para presentar su último álbum, 'Un autre blanc' (2018). Y cuando digo último no solo me refiero al más reciente, sino que, como desvela el propio Salif Keita, ya no volverá a grabar más discos de larga duración. Con 50 años de carrera, una extensa producción discográfica y un interesante número de reconocimientos y galardones -entre los que figura un Victoire de la Musique pero no el Grammy pese a ser nominado en tres ocasiones-, el maliense parece decidido a tomarse la vida con calma y a enfrentarse solo a proyectos puntuales o colaborativos.

Manteniendo activas sus dos fundaciones de apoyo a los albinos de África, donde hay países que lo siguen considerando una maldición que es castigada, la suya es una voz poderosa en su discurso y aterciopelada en sus formas. Contundente aún, exquisita en sus modulaciones. En 'Un autre blanc', Salif Keita mantiene su habitual mezcla de sonoridades occidentales e identidad africana, pero retomando un tanto sus orígenes tribales, lo que explica que el trabajo incluya varios tradicionales malienses.

La sensación de obra de envergadura se mantiene durante todo el disco, algo que igualmente suele suceder en sus distinguidos conciertos. Si nunca ha visto a Salif Keita en directo, la ocasión se dibuja propicia; si ya lo ha hecho, sobran las recomendaciones. 'La Verdad' charló con el merecedor del Premio Especial La Mar de Músicas 2019.

-Ha sido galardonado con el Premio Especial de La Mar de Músicas. ¿Qué supone para usted?

-Me siento muy honrado. Soy consciente de que tengo muchos seguidores leales en España, sin ir más lejos he tocado en La Mar de Músicas antes en varias ocasiones. Ser invitado nuevamente para este concierto particular y para recibir este premio es muy especial. También actuaré en el Festival de la Porta Ferrada en St. Feliu de Guixols el 30 de julio.

-'Un autre blanc' es un magnífico álbum. Tengo entendido que también será el último que grabe. ¿Es cierto? ¿Por qué?

-Muchas gracias. Sí, es cierto. Me tomó más de tres años completar este álbum, y el proceso de composición y grabación resultó muy agotador. Además, en estos días la gente ya no compra discos sino que descarga canciones individuales. Por esas razones, 'Un autre blanc' será mi último álbum.

-Sigue manteniendo su Salif Keita Global Foundation para ayudar a la población albina de África. ¿Sigue siendo duro ser albino en África?

-Sí, absolutamente. En realidad, la Salif Keita Global Foundation tiene su sede en Washington DC, en los Estados Unidos. Pero también existe la Fundación Salif Keita para los Albinos en Mali, que comencé en 2006. Muchos problemas persisten en África para las personas con albinismo, especialmente en países como Mali, Malawi, Tanzania, Uganda o Sudáfrica, por nombrar solo algunos. Seguiré luchando contra la discriminación, la persecución, el secuestro, la mutilación y los asesinatos de personas con albinismo mientras viva.

-¿Fue determinante el color de su piel para que se dedicara a la música?

-En sí mismo, mi albinismo no tuvo nada que ver con eso. Pero, de manera indirecta, me ayudó a impulsarme hacia la música; pasaba mucho tiempo solo cuando era joven y eso me dio el espacio para dedicarme a la música.

«Me siento muy honrado por este premio, tengo seguidores muy leales en España, volver a ser invitado al festival es algo muy especial»

«Me gustaría ganar un Grammy, me han nominado tres veces pero nunca lo logré»

-Usted se dedicó a la música sin ser un griot. ¿Fue una decisión complicada?

-No fue realmente una decisión consciente. La música me llegó y descubrí en mi adolescencia que tenía una voz fuerte. Luego aprendí a tocar la guitarra y, después de eso, simplemente seguí a mi corazón. Pero es cierto que mi familia y muchos otros inicialmente no estaban contentos de que hubiera elegido dedicar mi vida a la música, porque esto representaba una violación de las normas culturales y tradicionales.

-Fue pionero en mezclar música tradicional africana con instrumentación occidental. Hoy esto es habitual, pero no entonces. ¿Por qué sintió que debía hacerlo?

-Desde finales de la década de los sesenta, escuchaba mucha música soul y jazz occidental, también música cubana y reggae, y me pareció natural incluir algunos de los instrumentos utilizados en estos estilos en mi música. Fue un buen ajuste y me alegro de haberlo hecho porque significaba que mi música también podría llegar más fácilmente a una audiencia occidental.

-Sus discos suelen ser diferentes entre sí. ¿En 'Un autre blanc' hay una vuelta a sus raíces? Los instrumentos acústicos africanos tienen bastante presencia.

-Bueno, sí... Ya que es mi último álbum, quería grabar varias canciones tradicionales y también colaborar con algunos de mis amigos más cercanos, musicalmente hablando.

-De las numerosas colaboraciones con otros artistas que ha realizado a lo largo de su carrera, ¿alguna que le haya dejado una huella especial?

-Todas fueron especiales para mí, pero recuerdo con gran cariño las canciones que grabé con Joe Zawinul, Carlos Santana y Esperanza Spalding. Pero también quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a Alpha Blondy, Angelique Kidjo, Yemi Alade, Ladysmith Black Mambazo y MHD por sus contribuciones a 'Un autre blanc'. Definitivamente, el álbum no habría sido el mismo sin ellos.

-Lleva 50 años en la música, ha obtenido el reconocimiento del público y de la crítica, ha obtenido premios como 'Les victoires de la musique'... ¿Tiene algo pendiente?

-Estoy planeando reducir la velocidad y elegir a partir de ahora los proyectos en los que me involucro con más cuidado, pero siento que todavía tengo más que dar. Me gustaría ganar un Grammy antes de retirarme. Me han nominado tres veces, pero nunca gané.