Prometeo, el generoso

Fran Perea, Amaia Salamanca y Lluís Omar, anoche, durante la representación de 'Prometeo'. /Vicente Vicéns / AGM
Fran Perea, Amaia Salamanca y Lluís Omar, anoche, durante la representación de 'Prometeo'. / Vicente Vicéns / AGM

Lluís Homar protagoniza la noche de 'La Verdad' con un texto de Luis García Montero dirigido por José Carlos Plaza

LA VERDAD

El actor Lluís Homar hizo anoche en San Javier «el viaje hacia uno mismo, hacia el ser humano que uno es», encarnando al personaje principal de 'Prometeo', obra con la que volvió al Teatro Romano de Mérida el pasado mes de julio en la piel del anciano Prometeo, quien en su amor por los humanos dio el fuego divino a los seres terrenales traicionando a los dioses.

La tragedia de Esquilo dirigida por José Carlos Plaza, sobre un texto escrito por el director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero, es quizás el mejor que haya tenido Homar en sus manos en toda su trayectoria teatral. Fran Perea, Amaia Salamanca, Fernando Sansegundo, Israel Frías y Alberto Iglesias completaron el reparto del montaje que llegó a San Javier con todo el aforo vendido en la noche de 'La Verdad'. Esta era la última oportunidad para ver a los actores en este trabajo, que se estrenó para ser representado en Mérida y que el Festival de Teatro de San Javier, en su 50 edición, rescató para deleite del público.

Prometeo fue castigado por Zeus a ser devorado por las águilas tras entregar el fuego divino a los seres humanos. Bienvenido sea el sufrimiento del «traidor», dijo el crítico Alberto Santacruz (Efe), tras su paso por Mérida, «pues su generosidad con los terrenales ha permitido que estos tengan la capacidad de crear, de escribir... de interpretar». Todo un ejemplo de lo que es escribir, dirigir, sentir y actuar, y todo a la vez, como si estuviera cosido, señaló Santacruz.

El Festival de Mérida y Pentación Espectáculos están detrás de este montaje en el que los dos Prometeos, el joven Fran Perea y el adulto Lluís Homar, se dan la réplica magistralmente. Prometeo anciano se pregunta si valió la pena entregar el fuego a los hombres y sufrir el castigo eterno de Zeus. Junto al murcinao Paco Leal, responsable de la escenografía, Plaza contó con Mariano Díaz en la música y Pedro Moreno y Gabriela Salaverri en el diseño de vestuario.