Entre secretos

Un momento de la representación de 'Perfectos desconocidos', obra que esta noche se verá en San Javier./
Un momento de la representación de 'Perfectos desconocidos', obra que esta noche se verá en San Javier.

'Perfectos desconocidos' clausura este domingo por noche la cita teatral

LA VERDAD

El actor y director Daniel Guzmán, ganador de un Goya por su ópera prima 'A cambio de nada' en 2015, versiona y dirige la obra que esta noche clausurará la 50 edición del Festival de Teatro, Música y Danza de San Javier. 'Perfectos desconocidos', título del montaje, despedirá así una edición por la que han pasado un destacado un amplio elenco de destacados intérpretes y compañías, desde la cantante Jane Birkin, protagonista de la primera velada del festival, a los actores José María Pou, Lolita Flores, Ramón Fontserè, Amaia Salamanca, Ana Morgade, El Brujo, el grupo de danza del cubano Carlos Acosta, César Sarachu, Brays Efe y la premiada de este año, Nuria Espert, entre otros nombres de escena a los que hoy se suma Olivia Molina y Antonio Pagudo.

'Perfectos desconocidos' es una divertida comedia que invita a la reflexión sobre el uso actual del teléfono móvil así como sobre la intimidad personal. Se trata de una versión teatral de la película 'Perfetti sconosciuti' dirigida en Italia por Paolo Genovese cuyo 'remake' en España firmó Álex de la Iglesia.

'Perfectos desconocidos' relata la historia de un grupo de amigos de toda la vida, tres parejas y un soltero, que quedan para cenar. En la cena, la anfitriona sorprenderá al resto con la propuesta de jugar a dejar los móviles en el centro de la mesa y compartir con todos los mensajes y llamadas que reciban. Todos acaban accediendo aunque pronto se arrepentirán.

Todos en escena

El director buscó un reparto que fuese «un grupo de amigos en el escenario» y lo encontró en los actores Inge Martín, Olivia Molina, Antonio Pagudo, Elena Ballesteros, Fernando Soto, Jaime Zatarín e Ismael Fritschi. Los siete actores no salen del escenario en toda la obra y se mueven en una escenografía minimalista, firmada por Silvia de Marta, al servicio del realismo de la función compuesta por una zona de sofás, una cocina, un baño y una terraza, que cobrarán vida con la iluminación de José Manuel Guerra.

El uso del móvil, el límite de la intimidad personal y el lugar que ocupan los secretos de cada uno fueron los factores que atrajeron a Daniel Guzmán de este proyecto que se ha traducido en una comedia muy divertida y reflexiva a la vez, en la que, según advierte su director, «puedes pasar de la carcajada más absoluta a no poder respirar en el asiento por el giro que acaba de dar la función». La obra, estrenada a finales de septiembre de 2018 en el Teatro Reina Victoria de Madrid donde ha permanecido varios meses con enorme éxito, es una producción de Pentación, Milonga y El Niño.