Lolita&Bob Marley

Lolita Flores, Marta Guerras y Antonio Hortelano, durante la representación de 'La fuerza del cariño' en el Festival de San Javier. / PEPE H
Lolita Flores, Marta Guerras y Antonio Hortelano, durante la representación de 'La fuerza del cariño' en el Festival de San Javier. / PEPE H

Magüi Mira dirige una puesta en escena muy aplaudida de 'La fuerza del cariño'

Antonio Arco
ANTONIO ARCO

Veamos: 1) Quien no haya visto la película escrita, dirigida y producida por J. L. Brooks, y no haya llorado como si no hubiese un mañana, que tire la primera piedra, por ejemplo directamente a la frente marchita de Trump, ese hombre.

2) Dicho sin rodeos, si usted no está enamorado o enamorada de Shirley MacLaine, que dio vida a esa madre de esta historia con la que lo mismo te ríes, que lloras, que te echas una pequeña siesta, hágaselo mirar con: a): el urólogo, b): el psicólogo, c): algún tarotista, d): el cura párroco, e): yo qué sé.

3) No es la primera vez que le ha dado a Magüi Mira por apostar y por dirigir un montaje teatral cuya versión cinematográfica fue un éxito memorable: ya le pasó con 'En el estanque dorado', y ahora repite operación con 'La fuerza del cariño', que no le ha quedado redondo pero que, sin duda, será un éxito que girará mucho. Ah, en gran medida por Lolita Flores, que es la encargada de meterse en la piel del personaje que inmortalizó MacLaine; al fin y al cabo ambas son actrices y cantantes.

Pues bien, esta puesta en escena de 'La fuerza del cariño', en versión 'escribo lo que me da la gana' de Magüi Mira, excelente actriz a la que en San Javier no vemos sobre un escenario desde que en 2007 representó 'Descalzos por el parque', logra ser un producto comercial bien elaborado que distrae, divierte y, sí, emociona, y cuya acción se sirve arropada por los solventes trabajos artísticos de escenógrafo, iluminador y modisto. Y ya. Lo de Lolita Flores es otra cosa, insisto, pero recordemos primero de qué va todo esto, que no va de O'Neill, ni de Pirandello y su 'La vita che ti diedi', ni de irte con una sonrisa a casa, porque el final es una tragedia, un mal trago, una putada: Aurora (la Flores), es una madre viuda que vive para intentar ser la educadora perfecta de su hija y poder un día abandonar esa soledad espesa que la mancilla; Emma (una entregada Marta Guerras que logra que su personaje resulte todo lo agotador que debe resultar, salvo en ese final delicado y tierno), es la hija rebelde, desquiciada, que vive atropelladamente como puede y sabe; Emma se casa, en contra de la opinión de su madre, con un profesor, insoportable el pobre pero muy ligón, interpretado con gran desenvoltura por Antonio Hortelano; y ya solo nos falta nombrar al vecino de Aurora, un astronauta -qué divertido Luis Mottola- excéntrico por no decir pirado, y mujeriego irremediable, del que terminará colgándose nuestra protagonista. Cuatro personajes, cada uno a su estilo, desgraciados, perdidos...; las relaciones que se establecen entre ellos, aquí mostrada por Magüi Mira poniendo el énfasis en un humor tan agradecido como básico, que bebe de fuentes entre las que se incluye la irrepetible Lina Morgan, resultan divertidas y entrañables, envueltas con gran acierto en temas memorables de Bob Marley -'Could you be loved' para los momentos más frescos, 'No woman no cry' para los que ya van anunciando la tragedia-. Fluye la acción con agilidad y lograda comicidad hacia ese abrirse la tierra en dos que experimentarán los personajes: con Emma enferma de cáncer, sin remedio; con Aurora, ya abuela, haciendo lo posible y lo imposible por mantenerse a flote.

Miren: a Lolita Flores se le olvidó el texto, se equivocó, improvisó, montó ella sola un 'Aquí no hay quien viva' intentando ajustarse el micrófono... Vamos, que no tuvo su noche más fina. No volverá a pasar, ¡eh!, es una gran profesional que, por ejemplo, ya nos dejó sin habla con 'Fedra'. Lo que yo quería decirles es que, quizás también porque la actriz Marta Guerras tiene 30 años, y Elena Furiase 31, en las escenas en las que Emma se le va para siempre de las manos, de su lado, para siempre..., esculpió la muy hija de su madre Lola Flores una interpretación final que hizo temblar el cielo estrellado (a lo Jhon Keats).

Así fue

Espectáculo
'La fuerza del cariño'
Versión
Magüi Mira, a partir de la película de J. L. Brooks y la obra teatral de Dan Gordon
Intérpretes
Lolita Flores, Luis Mottola, Marta Guerras, Antonio Hortelano
Escenografía
Curt Allen Wilmer
Iluminación
José Manuel Guerra
Vestuario
Lorenzo Caprile
Dirección
Magüi Mira
Representación
Representación. Sábado 17 de agosto de 2019. San Javier
Calificación
Divertido