El UCAM apuesta por la experiencia de Rivera

Rivera durante una comparecencia. /LV
Rivera durante una comparecencia. / LV

La trayectoria del técnico malagueño y su rigidez en el trabajo han sido claves para ser el elegido para un banquillo eléctrico en las últimas siete temporadas

José Otón
JOSÉ OTÓN

Después del casting realizado por la secretaría técnica del equipo universitario desde el domingo hasta el mediodía de ayer, Miguel Rivera fue el elegido para sustituir a Rubén Albés como técnico del UCAM. Nacido en Málaga hace 58 años, Rivera es un entrenador experimentado, con diecisiete temporadas de trayectoria en Segunda División B, catorce de ellas en el grupo IV. Sabe lo que es comandar un conjunto con presión y no le asusta el reto universitario. Rivera se ha impuesto a técnicos como Claudio Barragán o Toni Seligrat, que también estaban en la agenda de Reverte.

El cuadro universitario ha contado con hasta 16 entrenadores en las 7 últimas temporadas

Eso sí, la primera opción para la familia Mendoza siempre fue José María Salmerón, que ha decidido aceptar una oferta económica más jugosa del Burgos, donde recalará en las próximas horas para sustituir a Fernando Estévez.

'El curita'

Miguel Rivera pasó por el Cartagonova, ciudad donde era conocido como 'el curita', Águilas y Caravaca, además de otros de Segunda B como el Melilla, Écija, Granada 74, Leganés y Linares Deportivo. Además, tiene experiencia en equipos filiales como el Valladolid B, donde firmó sus dos últimos años (hasta junio de 2018), y el Almería B, con el que se asomó a Primera y Segunda como entrenador interino.

De sus 17 temporadas de trayectoría en la Segunda B, en 14 dirigió a equipos del grupo IV

Con él al mando, el filial almeriense jugó 'playoff' de ascenso a Segunda tras quedar tercero en el grupo IV de Segunda B y sin sumar ninguna derrota como local. Además, esa misma temporada, Miguel Rivera debutó en Primera División tras hacerse cargo de la primera plantilla blanquirroja para enfrentarse al Real Madrid, en un partido liguero en el que sustituyó al destituido Francisco Rodríguez. Ahora llega a un equipo que precisamente necesita un técnico con carácter capaz de reflotar un conjunto hecho para jugar el 'playoff' y que está a un solo punto del descenso a Tercera. Que el UCAM es un equipo con exigencia lo demuestra el hecho de que en las últimas siete temporadas, entre Tercera, Segunda B y Segunda, por su banquillo pasaron 16 entrenadores, aunque Rivera quiere perdurar.