«Las excusas son para mediocres»

Miguel Rivera, ayer, en La Condomina. / alfonso durán / agm
Miguel Rivera, ayer, en La Condomina. / alfonso durán / agm

Miguel Rivera, nuevo entrenador del UCAM, asegura tras conocer el vestuario que «hay potencial, falta que nos lo creamos»

S. CONESAMURCIA

El nuevo entrenador del UCAM, Miguel Rivera, demostró ayer en su presentación en La Condomina que es totalmente consciente del lugar en el que ha aterrizado. «Las excusas son para mediocres» fueron sus palabras al ser preguntado sobre la posible falta de adaptación de algunos jugadores que han llegado al equipo universitario procedentes de otros grupos de Segunda B y sobre las particularidades del escenario en el que debutará, La Constitución de Yecla. El técnico malagueño de 58 años tiene mucha experiencia en equipos de la categoría de bronce del fútbol español, también en la Región, donde ha estado en el Cartagena, Águilas y Caravaca.

El tempranero adiós de Albés, tras siete jornadas, es un aviso claro de la exigencia que va a tener en el banquillo universitario. Rivera no cree que al UCAM le falte mejorar en un solo aspecto, más bien «son muchos los pequeños detalles, no una sola causa. Lo primero que necesitaba era introducirme dentro de ese vestuario y empezar a analizar. Hay un buen potencial y falta que nos creamos y entendamos el camino para ser capaces de explotar esas cualidades. En eso vamos a trabajar mucho para convencer al futbolista. Ahora mismo hay que marcarse cotas asequibles a corto plazo, no pensar más allá de cada entrenamiento porque entonces nos equivocaremos».

El técnico dejó claro que quiere ir paso a paso y, de momento, no quiso detallar si habrá o no una revolución en su once titular. «Lo primero que quiero construir es un equipo. Hay una plantilla magnífica y ahora mismo no me planteo el once, porque quiero recuperar esas sensaciones que nos lleven a conseguir objetivos. Lo que va a ocurrir el domingo lo estoy analizando ahora mismo. Me interesa más una revolución individual en el aspecto de que un jugador se rebele ante la situación de no dar su potencial».

El técnico malagueño debutará este domingo en el partido que su equipo juega en Yecla

El malagueño también habló y bromeó sobre la fama de tener mano dura que le acompaña y que puede ser uno de los motivos para ser escogido en el puesto. «Traigo en el maletero tres o cuatro látigos -dijo-. De lo que se trata es de convencer. Si quieres llegar al futbolista tienes que convencerlo. Yo quiero que tengan un comportamiento exquisitamente profesional porque repercute en su rendimiento. Lo que hago primero es sentarme con la persona y hablar. Todo lo que propongo a los futbolistas son soluciones para que obtengan un rendimiento que les lleve al éxito», indicó.