Fútbol | Segunda B

Llega el primer triunfo a La Condomina

Jugadores del UCAM celebran un gol ante el Recreativo Granada./Guillermo Carrión / AGM
Jugadores del UCAM celebran un gol ante el Recreativo Granada. / Guillermo Carrión / AGM

Exhibición de Rafa de Vicente en un UCAM vertical, que toma oxígeno ante el Recreativo Granada

ANDRÉS CREMADESMurcia

A la quinta fue la vencida y el UCAM logró una victoria merecida porque fue superior al Recreativo Granada desde el principio y hasta el final. El duelo demostró que en este UCAM Rafa de Vicente nunca puede faltar. Fue una exhibición la del malagueño, que tuvo el balón y lo distribuyó con protagonismo directo en los dos goles. Gustó y mucho el tridente de arriba del UCAM, con la velocidad de vértigo de Higón, la clase de Aketxe y la claridad que da Cristian Perales en el juego aéreo. Todo esto dio como resultado un juego más vistoso, mucho más vertical y sobre todo más alegre que otras veces.

Quinto partido y quinta alineación diferente de Rubén Albés, con un centro de campo más dispuesto y sacrificado y una defensa más efectiva. Galas dio solvencia a la banda izquierda, además de hacer más fuerte al equipo por alto. Johan fue una pesadilla por la derecha. El colombiano es un jugador aparentemente desgarbado, pero la realidad es que es rápido y sobre todo intuitivo.

El UCAM salió bien asentado, muy trabajado en la zona central donde Rafa de Vicente recogía el testigo de un Chavero que comenzaba en el banquillo junto a Manu Justo. Los cambios le vinieron bien al equipo, muy rápido arriba con Aketxe e Higón poniendo en jaque la banda izquierda de un Recreativo Granada que veía sufrir a Alberto López.

2 UCAM CF

Iricibar, Johan, Galas, Hugo Álvarez, Vicente Romero, Carlos López, Higón (Chavero m. 79), Rafa de Vicente, Perales (Manu Justo m. 72), Javi Moreno (Barbosa m.73) y Aketxe.

1 Recreativo Granada

Unai, Tavares, Alberto López, Serrano, Héctor, Isi Gómez, Mario Rodríguez (Echu m. 72), Yael (Aranda m. 83), Rubén Sánchez, Rui Pedro (Caio m. 72) y Viedma.

Árbitro
Cambronero González, auxiliado en las bandas por González del Campo y Marchante Campillo (colegio castellano-manchego). Bien en un partido donde hubo mucho juego subterráneo. Amarillas a Vicente Romero, Viedma (m. 28 y 53, expulsado), Mario Rodríguez y Tavares.
Goles
1-0, m. 10, Higón. 1-1, minuto 44, Rui Pedro. 2-1, minuto 49, Rafa de Vicente.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada quinta, disputado en el estadio La Condomina ante 2.020 espectadores.

Aketxe comenzó asociarse con un Rafa de Vicente que cada vez que tocaba el cuero despertaba el interés de la grada. El malagueño daba aire, marcaba pautas y permitía que sus compañeros cogieran ventaja en los desmarques. El 1-0 llegó en el minuto diez, cuando Rafa de Vicente robó un balón en la medular y vio que el valenciano Higón tiraba un desmarque de ruptura. El centrocampista se la puso al pie y el delantero empalmó, poniendo el cuero en el fondo de la red. La gente comenzaba a vitorear cada vez que Rafa de Vicente tocaba el cuero. Y es que el cerebro universitario volvió a dar muestras de su destreza en el toque de balón en un córner, cuando vio que Aketxe se quedaba solo en el segundo palo, se la puso y el vasco, de cabeza y con todo a favor, envió alto.

David Tenorio intentó que su equipo diera un paso hacia delante, pero esto era un peligro pues las contras del UCAM comenzaban a ser más frecuentes y el encuentro se podía romper en cualquier instante. El Granada a partir del minuto treinta tuvo más protagonismo, pero era un dominio estéril y mentiroso, porque apenas llegaba y no inquietaba para nada a un inédito Iricibar del que solo se tenían noticias por una vestimenta lima que llamaba poderosamente la atención.

 Pero en el minuto cuarenta y cuatro se produjo la acción desafortunada del partido, en un balón que le llegó al meta del UCAM. Iricibar se dispuso a golpear con tan mala suerte que le dejó el balón a Rui Pedro que, de espaldas y a la media chilena, empató un encuentro en el que el equipo de la Universidad Católica había sido muy superior.

Rafa de Vicente estaba omnipresente. El '6' del UCAM oxigenaba, filtraba pases y nada más comenzar el segundo acto asumió el mando, catalizando y apoyándose en un Carlos López muy batallador. Solo se llevaban cuatro minutos, cuando desde la izquierda Javi Moreno centró, despejando la defensa nazarí.El cuero le quedó a Rafa de Vicente que, por bajo y ajustado al palo, lograba el 2-1.

Además, el volante izquierdo del Granada Viedma, que se había pasado todo el partido protestando y había exhibido una alarmante baja forma, fue expulsado. Rubén Albés, con la expulsión del jugador del Granada, buscó controlar el partido, un choque que ya no se movió. El UCAMgana al fin y respira.