La salud de los caballos de alta competición, un nuevo valor medible en tiempo real

Un caballo de competición probando la camiseta con sensores desarrollada por Equmetrics./EQ
Un caballo de competición probando la camiseta con sensores desarrollada por Equmetrics. / EQ

Tres emprendedores murcianos han creado Equmetrics, una herramienta de monitoraje capaz de registrar la fatiga, los pasos, las pulsaciones e incluso la actividad eléctrica de su corazón

LYDIA MARTÍNMurcia

En cualquier deporte de alta competición, los participantes deben gozar de unas condiciones de salud adecuadas para poder soportar de manera óptima la actividad. Al igual que sucede con los deportistas, los animales también deben estar en forma y entrenados correctamente para poder formar parte de las competiciones de alto rendimiento.

Lesiones musculares, tendinitis, fatiga y sobreesfuerzo son algunos de los problemas causados por el ejercicio que pueden registrarse en los caballos de alta competición, lo que puede poner no solo una pérdida intangible, sino también grandes pérdidas económicas para las empresas encargadas de este tipo de animales.

En datos de Estados Unidos, se calcula que cada año mueren por paro cardíaco alrededor de 1% de los caballos de alta competición -calculando los dos días después de la carrera-. Las pérdidas derivadas de este fenómeno son enormes, teniendo en cuenta en el coste y el rendimiento económico de un caballo de pura sangre. De acuerdo a las informaciones de las asociaciones internacionales de propietarios, existen unos 200.000 caballos de carreras registrados.

Se realiza a través de una camiseta técnica de tela deportiva que dispone de diferentes sensores

Poder disponer de datos en tiempo real de la condición física del caballo, de su sistema cardiovascular o indicadores de fatiga para saber si es capaz de soportar el esfuerzo, es de gran valor de cara al sector ecuestre y competiciones hípicas. Atentos a esta necesidad, tres emprendedores murcianos decidieron ponerle solución y asumir un reto tecnológico y de ingeniería que marcará un antes y un después en este sector.

El dispositivo

Consiste en unos sensores específicos para registrar los siguientes datos:
Ubicación y velocidad
Temperatura corporal
Análisis de pasos, vueltas y saltos
Pulso
Podómetros
Electrocardiograma
Actividad/inactividad

La petición les llegó en el año 2016 desde Dubai, donde un grupo de interesados, muy involucrados en el mundo de las carreras hípicas, mostró la necesidad de algún instrumento de control en tiempo real de la situación física de los caballos de carreras durante las fases de entrenamiento, con la finalidad de gestionar su evolución, el estado de esfuerzo, estrés, posibles correcciones de anomalías en las pisadas, saltos, giros, etc. En base a estos datos, el objetivo era la toma de decisiones durante un entrenamiento, para poder seguir trabajando ciertos ejercicios, fortalecer músculos concretos o, por el contrario, dar descanso al animal con signos de fatiga y sobreesfuerzo.

Así, Fernando Khabbaz y Ricardo Ortín, como ingenieros especialistas en sensores digitales, sistemas de localización, comunicaciones de última generación y sistemas del Internet de las Cosas; y Xavier Paniello, como promotor del proyecto y gestor de las necesidades reales y no cubiertas del mercado, se pusieron manos a la obra y crearon Equimetrics, una nueva herramienta de monitoreo que permite la medición del estado de los caballos en tiempo real. Se trata de un pequeño circuito electrónico integrado en una camiseta técnica para caballos, que incorpora diversos sensores digitales, que permiten comunicaciones de corta y larga distancia de diversos parámetros físicos del caballo en carrera: temperatura corporal, pulsaciones (cardio), pasos (podómetro), y actividad geoposicionada (distancias, velocidades, ubicaciones, recorridos realizados, etc.). Lo más innovador, sin embargo, es que incluye un sistema de monitoreo de la actividad eléctrica del corazón o ECG (electrocardiograma), tanto en reposo como en movimiento, con tres electrodos integrados en la propia camiseta técnica.

Esta camiseta técnica está hecha de tela deportiva, de gran elasticidad y muy transpirable, que se adapta al caballo en condiciones de esfuerzo. Gracias a este reto complejo y adicional -ya que el primer prototipo se diseñó y desarrollo basado en una cincha de cuero, lo que limitaba más el proceso- se pueden ubicar los sensores en las posiciones de mejor lectura, fruto de las pruebas realizadas con la Universidad de Murcia.

Están valorando que su uso pueda ser aplicable a animales hospitalizados o en supervisión

Toda la información recopilada se gestiona desde una aplicación móvil y una plataforma web, almacenando la misma en la 'nube' (servidores con conexión a internet), y pudiendo ser accesible para entrenadores, responsables, jinetes, dueños, veterinarios y demás implicados, facilitando su acceso desde cualquier parte del mundo.

Destaca, además, que el proceso de desarrollo del producto y su adaptación al mundo del caballo de competición ha contado con la supervisión de la prestigiosa veterinaria Carla Aguirre, fruto de la colaboración con el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Murcia.

Rangos de alcance

El equipo, ubicado e integrado en la camiseta técnica que viste el caballo, transmite de manera totalmente inalámbrica en dos rangos distintos: uno de corto alcance, no más de 100 metros de distancia, que transmite todos los datos a un teléfono o tablet que lleve instalada la aplicación móvil Equmetrics, y esta, si tiene conexión, las registrará en la plataforma web; y en otro rango, el sistema es capaz de transmitir directamente a la plataforma web mediante sistemas de comunicación de alto alcance, sin necesidad de estar cerca del animal, y toda esta información se verá de igual manera en la propia aplicación móvil gracias a la sincronización de ambas.

Cada aplicación puede gestionar varias camisetas o equipos y llevar el historial de varios caballos, así como de las sesiones grabadas, todo ello sincronizado con la plataforma web al estar los datos centralizados en la nube. Todo el sistema de gestión está preparado para que los datos sean visibles únicamente por las personas autorizadas, mediante credenciales individuales y sistemas de encriptación. Además, toda la infraestructura tiene el soporte de un grupo de especialistas que informarán, de forma periódica, de la situación de cada caballo en función de los datos capturados, entre ellos, veterinarios que interpreten los ECG's obtenidos por los dispositivos.

Todo esto es posible gracias a la especialización técnica de los fundadores de Equmetrics, quienes han apostado fuerte por el desarrollo de productos del 'internet of things', con sensores y comunicación con la 'nube' como base de desarrollo tecnológico. Esta herramienta supone una mejora en el control de entrenamiento y preparación de los caballos de gran competición, que ayuda además a los propietarios de estos animales a estar al tanto de posibles anomalías.

«El que incorpore un ECG de última generación y hayamos conseguido transmitir tal cantidad de datos, y que sean legibles de forma inmediata, es realmente una innovación muy importante», señala con orgullo Xavi Paniello, que también destaca la innovación en los tejidos de la propia camiseta del caballo y apunta a nuevas investigaciones de sensores innovadores para aumentar la funcionalidad del sistema actual de cara al futuro.

Si se habla de público objetivo, este dispositivo está destinado a grandes propietarios, tanto individuales, como compartidos, sindicatos y clubs de equitación, ya que el equipo está diseñado para caballos de competición y entrenamiento deportivo.

Sin embargo, «desde los equipos veterinarios con los que hemos trabajado, también nos han informado de la utilidad como sistema de monitoreo de animales hospitalizados o en supervisión, por su rápida colocación, menor coste, y sus comunicaciones totalmente inalámbricas, frente a otros aparatos médicos convencionales», señala Paniello. En este aspecto, están planteándose diseñar equipos adaptados a otros animales, ya sean de competición o no, en los que se desee controlar el estado de estrés, fatiga, esfuerzo, movilidad o de salud de los mismos.

En fase de distribución

Para la creación de Equmetrics, se ha invertido aproximadamente 100.000 euros en el trabajo de I+D+i, registros, prototipos y pruebas con caballos. Además, la ayuda de Enisa (empresa estatal de capital riesgo) y el asesoramiento del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, así como del Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia (CEEIM) donde alojan al equipo de ingeniería, ha sido imprescindible en este proceso.

En la actualidad, aún no se ha comercializado el producto, aunque se encuentran en negociaciones con diversos distribuidores a nivel internacional. En este aspecto referente a la producción, comercialización e internacionalización, los fundadores están centrados en diversas líneas de apoyo con programas de INFO, gestionados desde el propio CEEIM.

La meta del equipo de Equmetrics es clara a medio y largo plazo: firmar algunos contratos de distribución en Europa, incluyendo países de gran tradición hípica como Gran Bretaña e Irlanda, así como cerrar algún convenio de colaboración con alguna entidad de estudios veterinarios. Además, pretenden ampliar la distribución a países como USA, Canadá o Australia, además de continuar investigando nuevas aplicaciones para incorporar más sensores innovadores, que permitan dar medidas de parámetros físicos importantes durante los entrenamientos del caballo.

Por otro lado, el grupo de emprendedores también trabaja en desarrollar otros proyectos como Shieldtags, una codificación invisible al ojo humano, imprimible en cualquier soporte (papel, plástico, telas, metal, incluso pieles), y únicamente detectable por la cámara de móviles y tabletas, consiguiendo un sistema que permite la detección de productos falsificados en el mercado, o acciones de marketing directo en artículos de gran consumo.

Además, la empresa ya ha firmado un convenio de colaboración con el Bando de los Caballos del Vino de Caravaca de la Cruz, con cuyos caballos ha podido hacer algunas pruebas, y disponen de la desinteresada cooperación y paciencia del Centro Ecuestre Angel López de Murcia para las pruebas y mejoras del producto.