TOC: Así es vivir atrapado en una obsesión

TOC: Así es vivir atrapado en una obsesión

Antes de viajar, ¿comprueba una y otra vez que ha apagado el gas y que lleva el pasaporte? A la vuelta del súper, ¿guarda por parejas los tarros en los estantes? ¿Quién no tiene una simple manía? El problema: que este tic se vuelva enfermizo y genere un trastorno obsesivo compulsivo. Una dolencia que sufre una de cada tres personas.

XLSEMANAL

Quien más quien menos tiene sus manías: verificar si el gas está realmente desconectado, sumar los números de la matrícula del coche que va delante de nosotros, organizar objetos con simetría… Las manías son una especie de atavismo; no en vano de nuestros antepasados más remotos sobrevivieron los más prudentes y precavidos. Pero las manías pueden transformarse en enfermedad. El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) ocupa el cuarto lugar entre las alteraciones psiquiátricas más frecuentes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Afecta a un tres por ciento de la población y provoca tantas incapacidades como las derivadas de la esquizofrenia. A quien lo sufre le asaltan pensamientos obsesivos y, para aliviar la angustia que le causan, desarrolla comportamientos repetitivos llamados 'rituales compulsivos'.

La causa final de un TOC, igual que ocurre con las fobias, es un temor. Pero a diferencia de los fóbicos, que padecen un miedo irreal respecto a un objeto real y evitan entrar en contacto con él, a los obsesivo-compulsivos lo que les genera la angustia son los pensamientos, y para librarse de ellos adoptan comportamientos compulsivos. Por ejemplo, los pacientes que piensan que pueden contagiarse con sólo tocar a una persona pueden llegar a lavarse varias veces con productos pesados de limpieza, como el aguafuerte, para evitar ese peligro. Saben que sus pensamientos y sus actitudes son completamente ilógicas, pero no logran librarse de la condena impuesta por sus propias mentes, y eso acaba por incapacitarlos.

Este es un artículo de 'XLSemanal', el suplemento dominical de 'La Verdad'. Puedes seguir leyéndolo completo aquí