El verano de... Pablo Iglesias

El verano de... Pablo Iglesias

Con Leo y Manuel en el hospital

LA VERDAD

«¿Qué crees?», contestan desde Podemos. Es la respuesta lógica a una pregunta retórica que aún así hay que formular más que nada por cortesía y por si alguien ofrece alguna pista sobre el estado de ánimo del líder, Pablo Iglesias. «¿Que dónde va a pasar las vacaciones? Pues en Madrid todo el verano, en el hospital, ¿dónde si no?».

Desde que el pasado día 3 Irene Montero, la pareja de Iglesias, diera a luz de forma prematura a sus mellizos, tras solo seis meses de gestación, los dos padres hacen vida en el hospital materno infantil La Paz. Es allí donde los pequeños, Leo yManuel, permanecen ingresados en la unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Sus salas y pasillos serán durante las próximas semanas el paisaje que marcará el verano del secretario general de Podemos y su portavoz en el Congreso.

Pablo Iglesias e Irene Montero, que podrán permanecer cuanto quieran junto a sus hijos, han cancelado los actos de su agenda para tener disponible todo el tiempo libre del mundo. Ambos sobrellevan estos días estresantes con una absoluta discreción que esta vez han respetado los medios de comunicación, algo que no siempre ha ocurrido. Las palabras y hechos de los dos políticos han sido objeto de un detallado escrutinio que tuvo su momento culminante con la polémica que se generó cuando se supo que habían comprado en Galapagar una casa con piscina por un valor superior a los 600.000 euros.

La única declaración pública de la pareja tras el nacimiento de Leo yManuel fue un comunicado en las redes sociales en el que anunciaron que «los dos pequeños han nacido mucho antes de lo esperado» y mostraron su esperanza de que «salgan adelante». Tras ese mensaje, el mutismo de ambos ha sido total.

El líder de Podemos veranea habitualmente –o lo hacía hasta ahora– en Casavieja. A unos dos kilómetros de esta pequeña localidad de Ávila, en un lugar aislado rodeado de naturaleza, Iglesias posee una pequeña cabaña de madera de unos cincuenta metros cuadrados en la que le gusta aislarse los fines de semana y recibir a sus amistades. La vivienda, que está enclavada en una parcela de unos 1.500 metros cuadrados, se autoabastece de energía con placas solares y posee su propio depósito de agua.

 

Fotos

Vídeos