El 'Titanic del Mediterráneo' que está hundido en Cabo de Palos

El 'Titanic del Mediterráneo' que está hundido en Cabo de Palos

En el fondo submarino de Cabo de Palos reposa un barco con una historia mítica: el Sirio. Se hundió en 1906 y oficialmente murieron 242 personas. Pero fueron muchas más, porque la mayoría viajaba sin pasaje. Este pecio y otros muchos han convertido estas peligrosas aguas en un increíble cementerio

CARLOS MANUEL SÁNCHEZ

Era la hora de la siesta del 4 de agosto de 1906. El Sirio, un transatlántico italiano que había zarpado del puerto de Génova dos días antes, navegaba a toda máquina, a unas tres millas del Cabo de Palos (Cartagena). Muchos pasajeros dormitaban en cubierta. Otros se hacinaban en la bodega. Los primeros habían comprado su pasaje. Y se habían embarcado en Italia o en Barcelona, donde el buque había hecho escala. Los segundos habían subido en Alcira, una parada no prevista en la ruta oficial, con la connivencia del capitán y la tripulación, previo pago de un soborno.

El tercer oficial andaba inquieto. Hizo sus cálculos sobre la carta náutica y decidió avisar al capitán, Giuseppe Piccone, un navegante experimentado. «Vamos a pasar muy cerca de las islas Hormigas. Es peligroso». El oficial temía la proximidad del Bajo de Fuera, un montículo submarino que se alza como un puñal desde unos cincuenta metros de profundidad hasta solo tres metros de la superficie. Una trampa mortal, aunque señalizada en la cartografía de la época.

Este es un artículo de 'XLSemanal', el suplemento dominical de 'La Verdad'. Puedes seguir leyéndolo completo aquí