¿El tabaco sin humo es realmente menos nocivo?

¿El tabaco sin humo es realmente menos nocivo?

A la industria tabaquera le toca reinventarse. Y lo ha hecho a lo grande, con un producto que, dicen, es menos nocivo. ¿Un cigarrillo revolucionario o un lavado de cara en un momento difícil?

DANIEL MÉNDEZ / XLSEMANAL

«Nuestro objetivo es un mundo sin humo», dice rotundamente Mario Masseroli, director general de Philip Morris para España y Portugal. Una frase sorprendente en boca de la firma cuyo producto abanderado es el Marlboro. Y, sin embargo, desde la compañía repiten el eslogan con vehemencia. No son los únicos. Otros gigantes del sector, como British American Tobacco o Japan Tobacco Inc., están desarrollando productos sin humo: cigarrillos electrónicos o, los últimos en llegar, dispositivos que calientan el tabaco -es decir, hay tabaco- sin llegar a quemarlo. Heat-not-burn se llaman en inglés.

Este año, Estados Unidos debe decidir si autoriza su venta. La polémica no ha hecho más que empezar

Son lo que ellos llaman 'productos de riesgo reducido'. Y sostienen que se reduce hasta en un 90 por ciento la cantidad de componentes tóxicos emitidos si lo comparamos con el humo de un cigarrillo convencional. ¿Quiere la industria tabaquera salvarnos la vida -o dejar de quitárnosla- o simplemente buscan realizar un lavado de cara en un momento en que las ventas caen y su imagen se encuentra por los suelos?

Este es un artículo de XLSEMANAL, el suplemento dominical de 'La Verdad'. Puedes seguir leyéndolo completo aquí

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos