'Slow weddings', la nueva moda en las bodas en España

'Slow weddings', la nueva moda en las bodas en España
Mi lima limón

Bodas a fuego lento. Más que un estilo de enlace, se trata de una filosofía de vida aplicada a la celebración más especial de la vida

SILVIA BAÑOS

Como todos los momentos especiales y únicos de la vida, una boda se debería vivir desde la calma, la serenidad y la plena conciencia. Como todo aquello que disfrutamos y recordamos con ilusión, un enlace se debería preparar con cierta lentitud y a fuego lento, con los nervios de la emoción pero sin el estrés agobiante, estando receptivos, encontrando el equilibrio y conectando con la intuición. Como todo aquello significativo en este mundo, en la celebración del amor se debería apostar por la calidad sobre la cantidad.

De la misma forma que el movimiento cultural 'slow life' cree que es necesario un cambio en el estilo de vida actual, huyendo de las prisas, del ajetreo, la impaciencia y la superficialidad, las 'slow weddings' nacen de la necesidad de buscar una forma diferente de entender las bodas por parte de sus propios protagonistas: los novios. El concepto fue acuñado por la revista nupcial 'Tendencias de Boda Magazine & Blog', que recogió esa inquietud de adaptar las bodas a los gustos personales y propia filosofía de vida de las parejas. Así lo resume Keyla Díaz, «si dejamos a un lado la parte más ceremonial, una boda no es más que una fiesta y ésta se puede organizar como uno desee. Los novios tienen el poder de elegir, añadiendo o prescindiendo, pero siempre a su estilo, sintiendo que lo que les rodea los representa -más allá de tendencias, tradiciones o estereotipos-, sin yincanas, ni 'timings' milimetrados, sin protocolos estrictos, simplemente siendo felices y celebrando el amor».

Tendencia en España

Pero para conseguir una 'slow wedding' no existe una fórmula o estilo decorativo, ni siquiera se trata de ir lento. «Se trata más una forma de sentir, de tomarse los preparativos, de disfrutar del día, de entender que los importante no es la perfección de las flores sino del quién te rodees, de cómo lo disfrutas», explica Díaz. Así, una 'slow wedding' puede ser desde un picnic en el campo, un sencillo brindis en casa hasta una celebración de tres días, ya que son los novios quienes deciden cómo será su boda fuera de los protocolos tradicionales.

La clave sin lugar a dudas está en disfrutar y en organizar una boda afín a la personalidad de los novios, alejándose de formalismos. Para ello, la directora de uno de los primeros blogs de bodas de España -en activo desde 2008 y convertido desde hace unos años en un medio impreso y digital especializado en bodas 100% 'made in Spain' y con filosofía 'slow'- aconseja a los novios que «recuerden el por qué de decidir embarcarse en los preparativos de una boda, de elegir música en directo o un DJ, de desear una ceremonia al aire libre o en la Iglesia a la que son devotos, de preferir rodearse de medio centenar de invitados o de una lista interminable, en definitiva, de por qué celebrar el amor. Yo les diría: ¡Ey! Para, suelta, respira hondo y disfruta. Sé feliz, es tu momento».

Este movimiento, paradójicamente, está siendo tendencia en España y cada vez más son los novios que desean una 'slow wedding', muchos lo hacen de forma intuitiva y otros se apoyan de la figura de la 'wedding planner', una profesional en la que pueden delegar, encargándose de dar forma a las ideas, saber dónde buscar y a quién contratar, de gestionar proveedores, montajes, desmontajes e imprevistos para que los novios disfruten. «La boda es un día para saber delegar y ser, de forma consciente, un invitado de tu boda», puntualiza Keyla Díaz.

Temas

Moda