No salimos del 'spanglish'

Clase de inglés en el aula de un colegio. / Óscar solorzano
Clase de inglés en el aula de un colegio. / Óscar solorzano

España prolonga su mediocre nivel de inglés. Con un aprobado raspado, ha empeorado su nota precedente y ha caído al puesto 32 del mundo. Según algunos especialistas, «fallan los métodos de enseñanza»

JOSEBA VÁZQUEZ

Es un clásico. Pasan los años, pasan las modas, pasan los gobiernos, pasan los entrenadores del Real Madrid, y España no consigue desprenderse del sambenito que le cuelga desde tiempos inmemoriales como un territorio en el que sus habitantes presentan un dominio medio-bajo del inglés. Así lo asegura el informe EF EPI 2018, dado a conocer ayer, que otorga a nuestro país un aprobado justo en el índice de competencia en las pruebas de EF Education First, que evalúa el dominio de este idioma en los adultos y clasifica los países y regiones no angloparlantes en función de los resultados obtenidos. El estudio dice que España no solo no mejora en este aspecto, sino que retroce. Por partida doble, además.

En primera instancia, en una escala de 0 a 100, obtiene una nota media de 55,85 puntos, levemente por debajo del registro de hace un año (56,06) e, incluso, peor que en 2016 (56,66) y 2015 (56,8 puntos). Por otra parte, perdemos también puestos en las clasificaciones internacionales elaboradas en base al mismo índice. En lo que afecta al conocimiento del inglés, España ocupa el lugar número 23 entre 32 países europeos, solo por delante de Italia, Francia, Bielorrusia, Rusia, Ucrania, Georgia, Albania, Turquía y Azerbayán. El viejo continente es el claro líder mundial en esta materia, con 56,64 puntos. En el 'ranking' global, nuestro país se sitúa en el puesto 32 entre 88 naciones, lo que significa un retroceso de cuatro lugares en relación al pasado año y de nueve respecto a 2015. Como no cabe pensar que hoy haya menos habitantes con algún conocimiento de la lengua inglesa que hace unos años, el dato sugiere que la capacitación de quienes se suman a su estudio sí debe ser probablemente inferior. De hecho, el informe señala que, en el cómputo mundial, y por primera vez, la competencia de los adultos de 26 a 30 años supera a los de 21 a 25 años. También es cierto que la prueba, realizada con estándares aprobados internacionalmente entre 1,3 millones de individuos del planeta, ha contado esta vez con un 30% más de participantes respecto al año anterior y ha evaluado a trece países nuevos. Así lo detalló ayer EF Education First, empresa de enseñanza internacional de idiomas encargada del test.

«No son capaces de hablar»

Los resultados presentados no han sorprendido «nada, desgraciadamente» a Ana María Fraile, directora del Departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Salamanca. «Desde la experiencia que tenemos, cuando llegan los alumnos de Primero, que quieren hacer esta especialidad y se supone que tienen un interés y un nivel, en realidad lo que nos dicen es que llevan toda la vida estudiando inglés pero que muy raramente las clases han sido en lengua inglesa y que apenas se habla en ese idioma; se hacen sobre todo ejercicios escritos, muy repetitivos y de machacar gramática. Llegan aquí y no son capaces de hablar. También es muy deficitario su nivel escrito».

«Hay profesores de inglés que no se expresan bien en esa lengua» Ana María Fraile - Universidad de Salamanca

«Esto comporta una pérdida de oportunidades para la población española» Xavier Martí EF - Education First España

Con este diagnóstico, la profesora tiene claro que «falla el sistema y la metodología de enseñanza», incluso en los centros que imparten formación en castellano e inglés, teóricamente por igual. «En los colegios bilingües estamos un poco en las mismas. O bien hemos devaluado el significado de la palabra bilingüe o realmente no hay casi colegios que merezcan esa consideración. Bilingüe significa que te manejas prácticamente de la misma manera en tu idioma nativo y en otro idioma». En su análisis, Fraile encuentra un inconveniente aún más preocupante, ya que afirma que el problema nace de raíz, en la base del sistema educativo. «No tenemos un personal de profesorado plenamente capacitado y, por tanto, no se están impartiendo las clases de forma adecuada. Hay profesores de inglés que no son capaces de expresarse bien en esa lengua», lamenta.

El informe

76.000
españoles han intervenido en el EF EPI 2018, por medio de una prueba 'online' de comprensión lectora y oral. En todo el mundo, han sido 1,3 millones los individuos que han participado en la evaluación, que ha contado con un 30% más de examinados con respecto al año anterior y ha añadido a la misma trece nuevos países. Entre las conclusiones, destaca por curioso el dato de que las personas de 26 a 30 años han acreditado, por primera vez, mejor capacitación en la lengua inglesa que las de 21 a 25. Por sexos, las mujeres (54,57 puntos) superan a los hombres (52,63) en el conjunto mundial y, por sectores económicos, los medios de comunicación, el mundo de las finanzas y la agricultura presentan los mejores resultados. El documento señala también que, en la mayoría de los países, los directivos de las empresas suelen tener mayor dominio de la lengua inglesa que los ejecutivos intermedios y el resto de empleados de sus compañías.
53,34 es la media mundial
La puntuación nacional es superior a la media de los 88 países no anglófonos analizados. En el mundo, la mejor capacitación en inglés por continentes la acredita Europa con una nota de 56,64 en una escala de 0 a 100. Le siguen Asia (53,49), África (53,21), Latinoamérica (50,33) y Medio Oriente (46,02).
Peor que hace tres años

En los últimos tiempos, España ha venido obteniendo una nota progresivamente peor en el índice a estudio. De los 56,8 puntos de 2015 ha pasado a los 55,85 actuales, inferiores a los 56,66 de 2016 y 56,06 de 2017.

El Grado en Estudios Ingleses viene a matricular últimamente en la Universidad de Salamanca alrededor de 650 alumnos por curso, con un éxito al parecer moderado. «Tenemos un índice de repetidores bastante elevado, por desgracia -cuenta la directora del departamento-. Tienen que salir de aquí con un nivel C1, el que acredita un uso flexible, efectivo y espontáneo del idioma, y no todos lo alcanzan».

La apuntada por Ana María Fraile es una realidad que invita a la reflexión. «Ante un escenario en el que saber inglés es clave para ser competitivo, nuestra nota media, peor que la de hace tres años, comporta una verdadera pérdida de oportunidades para la población española», valora Xavier Martí, director de EF Education First en España. «Si bien es cierto que el nivel de España está por encima de la media mundial, que es de 53,34 puntos, como país europeo está en la cola y los resultados indican que el nivel de inglés ha descendido estos últimos años», añade el directivo. Su empresa ha evaluado en esta ocasión a «más de 76.000 españoles y españolas a través de una prueba 'online' de comprensión lectora y oral». El informe, «un documento de referencia para la mayoría de gobiernos del mundo», no analiza cuántas personas sobre el total de la población de España tienen algún conocimiento de inglés.

Navarra, a la cabeza

Para mejorar la nota nacional en próximos tests, Ana María Fraile considera imprescindible «cuidar las cuestiones metodológicas desde la Educación Infantil y continuar con la formación de los maestros y profesores de instituto», además de propiciar «una política de colegios bilingües que realmente observe la capacitación necesaria del profesorado». La profesora aplaude los esfuerzos de algunas universidades por «implantar grados que se ofrezcan también en lengua inglesa, no solo para nuestros alumnos, sino para atraer también alumnado extranjero».

Ránking mundial

1. Suecia
70,72 puntos.
2. Países Bajos
70,31
3. Singapur
68,63
4. Noruega:
68,38
5. Dinamarca
67,34.
6. Sudáfrica:
66,52
7. Luxemburgo
66,33
8. Finlandia
65,86
9. Eslovenia
64,84
10. Alemania
63,74
32. España:
55,85
70,72

son los puntos de Suecia, que lidera la clasificación mundial de dominio del inglés entre los países no anglófonos con un nivel 'muy alto'. La tabla, de claro liderazgo europeo, la cierran Irak (40,82 puntos) y Libia (39,64), lo que equivale a una nota 'muy baja'.

Sin embargo, no todo es un aprobado raspado en el panorama español. Cuatro comunidades superan esa nota y alcanzan la calificación de 'nivel de aptitud alto' en el dominio promedio del inglés por parte de sus habitantes. Ese corto listado lo lidera Navarra, con 58,17 puntos, seguida de Madrid (57,94), País Vasco (57,88) y Asturias (57,75). La Rioja (51,87) y Extremadura (51,29 puntos) se sitúan en la cola de esa clasificación, según el informe. En cuanto a las ciudades, Barcelona y Madrid acumulan el nivel más alto de la Península, con notas por encima de los 58 puntos. Bilbao, que en la edición pasada ocupaba el segundo puesto, ha caído este año hasta la cuarta posición, por detrás de Zaragoza.

En el ámbito nacional, y también en el europeo y mundial, las mujeres han obtenido mejores resultados que los hombres. En España, ellas acreditan una puntuación de 56,49, mientras que ellos se quedan en 54,50. En ambos casos, la nota es inferior a la continental (57,92 para las féminas y 54,92 para los varones), pero superior a la global (54,57 y 52,63).

Suecia encabeza la clasificación mundial con un excelente 70,72, seguida de Países Bajos (70,31 puntos), Singapur (68,63) y Noruega (68,38). El 'ranking' refleja un nítido dominio de Europa, continente que sitúa a ocho países en los diez primeros puestos. Algo que tampoco sorprende a la directora del Departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Salamanca. «En las universidades de los países nórdicos la inmensa mayoría de las materias de las carreras se imparten en inglés; es su lengua franca. También en Holanda, por supuesto, aparte de que ahí tienen la cercanía con el Reino Unido y reciben las cadenas de televisión y radio. Y en Singapur han hecho un esfuerzo educativo muy grande en este sentido», comenta Ana María Fraile.

El documento de EF Education First presenta también un análisis detallado del inglés en el ámbito laboral, con puntuaciones por sector, experiencia y puesto de trabajo. Las esferas económicas que mejores puntuaciones han obtenido a nivel global son los medios de comunicación, así como la banca y las finanzas y la agricultura. En el caso de España, es en la consultoría, la industria farmacéutica, la minería y la energía donde el informe sitúa un mayor dominio de esa lengua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos