El país por la ventana en una boda del chavismo

Daniela Cabello con su padre, el hombre fuerte de Nicolás Maduro. A la derecha, la novia y su ya marido, Omar Acedo, en un selfi. :: twitterinstagram/ /
Daniela Cabello con su padre, el hombre fuerte de Nicolás Maduro. A la derecha, la novia y su ya marido, Omar Acedo, en un selfi. :: twitterinstagram / /

La hija del 'número dos' de Maduro, Diosdado Cabello, se casa con un reguetonero en una fiesta de 14 millones y dos días en el idílico archipiélago venezolano de Los Roques

ICÍAR OCHOA DE OLANO

Mientras Venezuela agoniza desangrada por un profunda crisis económica que ha desabastecido supermercados y colmado farmacias, hospitales y aeopuertos; mientras el opositor al régimen Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de cincuenta países, entre ellos los Estados Unidos, acecha al presidente Nicolás Maduro, el chavismo se va de fiesta. Y no una cualquiera. La hija de Diosdado Cabello, mandamás de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, ha dado el 'sí quiero' al reguetonero Omar Acedo en una macroboda que ha costado la friolera de 16 millones de dólares. Al cambio, algo más de 14,1 millones de euros, una fortuna especialmente desorbitada en una nación que tiene fijado su salario mínimo en 18.000 bolívares, el equivalente a 18,43 euros. Es así desde que, el pasado mes de enero, el sucesor de Chávez decidió incrementar esa remuneración en un 300%.

El dispendio perpetrado por el 'número dos' de la Cancillería de la República Bolivariana ha sido denunciado por el escritor y general retirado Carlos Peñazola a través de su cuenta personal de Twitter. El ahora escritor, analista y conferenciante, residente en Miami, ofrece algunos otros suculentos detalles del enlace. Como que el aeropuerto de Los Roques estaba «full» de aviones privados y helicópteros. Se refiere al paradisíaco archipiélago venezolano, y parque nacional a la vez, situado en el mar Caribe, a unos 160 kilómetros de Caracas. Para la ceremonia de sus esponsales y la posterior celebración, la pareja se fijó en este idílico paraje protegido, compuesto por más de 300 islas y cayos alrededor de una laguna de 400 kilómetros cuadrados donde se funde toda la paleta de azules. Su arrecife de coral es enormenente popular entre los amantes del buceo y sus aislados arenales blancos, entre los amantes de las playas de postal.

La hija del hombre fuerte de Maduro y el reguetonero citaron allí a las más altas esferas de la sociedad venezolana -todos ellos, eso sí, afines a la llamada revolución bolivariana- durante dos intensas jornadas de banquetes, música y sol. Aunque Peñazola no informa de la fecha en que se ofició el enlace, sí revela la identidad de alguno de los invitados. Menciona, en concreto, la de Rosinés Chávez, la hija menor del exdirigente venezolano Hugo Chávez, quien se desplazó para la ocasión junto a su novio cubano desde París, donde tiene fijada su residencia en la actualidad.

Cuatro millones de huídos

La convidada de campanillas podría haber sobrevolado el Golfo de México en paralelo con Angelina Jolie. Y es que la actriz estadounidense acaba de viajar a Venezuela en calidad de embajadora de buena voluntad de la la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas (Acnur) para visitar la región fronteriza con Colombia. Bastante menos glamuroso, el propósito de su desplazamiento tenía por objeto «evaluar la respuesta humanitaria al éxodo». Más de cuatro millones de personas han huido de sus casas y de su país desde 2015, incluido el millón que se ha autoexiliado desde el pasado mes de noviembre, según los datos que Naciones Unidas reveló el viernes. «El ritmo de la salida de Venezuela ha sido asombroso», valoran con preocupación desde Acnur y desde la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ambas organizaciones calculan que 695.000 personas ya habían salido del país a finales de 2015. A partir del 1 de enero de 2016 el ritmo se aceleró y, desde entonces, no ha decaído. Los países latinoamericanos se están ocupando de acoger a los protagonistas de este penoso éxodo. Colombia va en cabeza, al recibir a casi 1,3 millones. Le sigue Perú, con 768.000; Chile, con 288.000; Ecuador, con 263.000; Brasil, con 168.000 y Argentina, con 130.000.

Inmune a la sangría de su país, la bella Daniela proclama que «nosotros los chavistas maduristas somos alegría; la oposición venezolana son unos amargados, esa es la gran diferencia. Juntos somos indestructibles». Lo hace en su último retuit de su cuenta oficial, donde se presenta con una frase del Che Guevara: «Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura...».