Muere un bebé en Vigo durante un parto en casa sin asistencia médica

Varias comadronas alertaron a la pareja de que era un parto de riesgo porque le neonato se encontraba de nalgas

I.J.

Un bebé ha fallecido en Vigo después de que sus padres intentaran dar a luz en su propio domicilio sin ayuda sanitaria. La muerte, ocurrida el pasado lunes por la tarde, ya ha sido notificada al juzgado por parte del Hospital Álvaro Cunqueiro para que investigue las circunstancias del suceso. Según las primeras hipótesis, el neonato se encontraba en posición de nalgas, lo que comporta un factor de riesgo en el momento del nacimiento. Iba a ser el segundo hijo de la pareja, que ya había dado a luz en casa anteriormente.

La pareja había contactado en los días previos al parto con varias comadronas para preparar el momento. En esas conversaciones los profesionales habrían advertido de la dificultad del proceso y de la necesidad, dada la posición del bebé, de trasladar a la mujer al hospital. Nada más procucirse el parto, la pareja contactó con el 061, que acudió al domicilio para socorrer al bebé. Al llegar allí no se encontraron a ningún profesional sanitario. Fue entonces cuando se decidió su traslado al hospital, donde pese a la reanimación, no se pudo hacer nada por salvar la vida del pequeño. En la documentación facilitada al juzgado, se constata además que la madre había declinado asistir a los controles que habitualmente se efectúan a las embarazadas en las últimas semanas de gestación.

En el informe preliminar médico se determina que el bebé habría fallecido por hipoxia después de quedarse sin oxígeno durante varios minutos durante el parto. Por el momento, según el Faro de Vigo, no hay ninguna denuncia contra la madre y se ha determinado la prohibición de incinerar los restos del pequeño por si fuese necesario realizar nuevas pruebas forenses.

La noticia ha causado un fuerte impacto en la sanidad pública viguesa y ha vuelto a poner de relieve el debate sobre los riesgos de los partos en el domicilio. De momento, la autopsia al cuerpo del bebé contribuirá a aclarar las circunstancias de su fallecimiento. Fuentes judiciales indican además que desde el hospital se ha remitido un informe a la Guardia Civil y que el caso se encuentra en manos del Juzgado de instrucción número 5.

La gran mayoría de los médicos no recomienda el parto en el domicilio –y menos sin el apoyo de una comadrona– al entrañar riesgos por las imprevisibles complicaciones que pudieran presentarse, sin las suficientes garantías que se contemplan en un hospital o clínica, donde suelen existir habitaciones acomodadas para experimentar el parto natural. Aunque es una opción hacerlo en el domicilio, apenas un 0,1% de las embarazadas elige esta posibilidad. Es una práctica habitual en algunos países como Inglaterra y Holanda, donde, además, el gasto queda cubierto por la Seguridad Social. En otros, como Suecia, Alemania y Austria, se cubre la mayor parte de la atención, y las familias sólo corren con los gastos de las guardias de las matronas.

 

Fotos

Vídeos