Hallan un aditivo en chicles y mayonesa que podría ser peligroso

Hallan un aditivo en chicles y mayonesa que podría ser peligroso

El dióxido de titanio afecta sobre todo al intestino

LA VERDAD

Científicos australianos han descubierto, a partir de un experimento con ratones, que el aditivo E171, que forma parte de la composición de más de 900 productos alimentarios, afecta a nuestra microbiota intestinal y puede estar detrás de enfermedades inflamatorias intestinales y hasta cáncer colorrectal. Ocurre con productos como el chicle, la mayonesa o los pasteles. La revista 'Frontiers in Nutrition' ha hecho públicos los resultados de esta investigación de la Universidad de Sydney (Australia).

«El objetivo de esta investigación es estimular el debate sobre nuevas normas y reglamentos para garantizar el uso seguro de las nanopartículas en todo el mundo», señala uno de los autores del estudio, Wojciech Chrzanowski. Las nanopartículas a las que se refieren en este caso son de dióxido de titanio, cuyos efectos a largo plazo se están investigando.

«Aunque está aprobado en los alimentos, no hay pruebas suficientes sobre su seguridad. Los índices crecientes de demencia, enfermedades autoinmunes, metástasis del cáncer, eczema, asma y autismo se encuentran entre una lista creciente de enfermedades que se han relacionado con la exposición creciente a las nanopartículas», advierten y añaden que su consumo «debería estar mejor regulado por las autoridades alimentarias».

Las recomendaciones de los científicos chocan con el dictámen de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria. Según el organismo, la ingesta de dióxido de titanio no es perjudicial para la salud aunque consideran conveniente el estudio de sus efectos potenciales en el sistema reproductivo. Por otro lado, Francia considerará prohibido el uso de este aditivo a partir del año 2020 al no quedar corroborada su seguridad.

Información relacionada