«Metió sus brazos para agarrarlo pero no pudo hacer nada y el niño se resbaló hacia el fondo»

«Metió sus brazos para agarrarlo pero no pudo hacer nada y el niño se resbaló hacia el fondo»

Continúa la construcción del túnel para llegar hasta el menor que cayó al pozo el pasado domingo

LA VERDAD

«Ahí arriba no se hace nada. Estamos hartos de ver que no se avanza», así describe para El Español un amigo de la familia la situación dentro de la finca de Totalán (Málaga) en la que se trabaja para rescatar al pequeño Julen. El pasado domingo, en torno a las 14:00 horas, el menor de dos años se precipitó por el agujero de un pozo de 110 metros de profundidad en la finca familiar, situada en la barriada de El Palo.

«En estos momentos han pasado ya 51 horas. Sí, 51, que las tengo contadas. José y Vicky les han llegado a decir a los guardias civiles y bomberos que hagan lo que tengan que hacer, pero que les entreguen a su hijo aunque sea en brazos», relató el amigo de los padres ayer por la tarde.

Este allegado ha descrito los últimos instantes de Julen sobre tierra firme: «el chiquillo cayó de pie, con los brazos hacia arriba. Fue su padre quien lo vio caer. Intentó cogerlo, metió sus brazos para agarrarlo, pero no pudo hacer nada y se resbaló hacia el fondo. El pobre José llegó a tocar las manos de su chiquillo«.

A este relato se suma el de Israel, primo hermano del padre y portavoz de la familia, que además estaba en la finca cuando ocurrió todo. Israel asegura que «José tiene hasta heridas en las manos de tanto rascar en la tierra. Ese padre se volvió loco cuando su hijo se le perdió por el pozo. Que lo saquen ya, por favor. Pero a los padres se les ha llegado a mentir allí arriba, cuando no habían movido ni un gramo de tierra. Esta tarde se ha empezado a trabajar de verdad».

Todo sobre Julen

Por el momento, se está trabajando en la apertura de un túnel en un lateral de la montaña para alcanzar el fondo del pozo, donde está Julen. Según el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, las labores se prolongarán durante uno o dos días ya que la galería tendría 80 metros de largo. En este punto, será el turno de un grupo de mineros asturianos que excavarán manualmente el tramo final.