La Guardia Civil alerta del «asesino silencioso» que acecha en muchas casas

Una persona se calienta ante una chimenea./LV
Una persona se calienta ante una chimenea. / LV

Avisan de que produce más de 100 muertes al año

LA VERDAD

La Guardia Civil ha lanzado una alerta en sus redes sociales avisando del peligro que puede suponer el monóxido de carbono que se produce por una mala combustión en equipos de calefacción y calderas usados en viviendas durante el invierno. Se trata de un «asesino silencioso», según lo define la propia Guardia Civil, que causa más de 100 muertes al año en España.

El monóxido de carbono (CO) se produce por un mal funcionamiento de calderas, estufas y cocinas de gas, así como en instalacciones de calefacción a leña como los braseros o las chimeneas que tienen mal el tiro dificultando así el escape de los humos tóxicos.

El principal problema del monóxido de carbono es que es inodoro e invisible, además de no causar irritación, por lo que resulta complicado detectarlo a tiempo. Para estar seguros de que la instalación de una vivienda funciona correctamente es importante ver que la llama de los quemadores es de color azul, puesto que el color amarillo o rojizo indica una mala combustión, según muestra la Guardia Civil en la infografía que ha publicado.

Los síntomas de una posible intoxicación por monóxido de carbono empiezan con dolor de cabeza, falta de aire y vómitos. Si no se controla a tiempo puede producir mareos y somnolencia y, en última instancia, la muerte.

Es por todo ello que la Guardia Civil recomienda una prevención efectiva y revistar todos los equipos de calefacción de las viviendas para evitar ser víctima de este «asesino silencioso».