La Fiscalía pide 11 años de cárcel para una madre por abusar de hijo discapacitado

Audiencia Provincial de Baleares./Europa Press
Audiencia Provincial de Baleares. / Europa Press

El muchacho habría explicado a sus educadores lo ocurrido, testimonio del joven al que la defensa resta credibilidad

EUROPA PRESSPalma de Mallorca

El Ministerio Fiscal ha mantenido, como conclusión definitiva, su petición de pena de 11 años de cárcel y 10 años de libertad vigilada para la madre acusada por abusar sexualmente de su hijo con discapacidad cuando éste tenía 11 años. Los hechos ocurrieron, presuntamente, en Mallorca a partir de 2011 y hasta 2013 en varias ocasiones.

En el juicio, que ha terminado este viernes en la Audiencia Provincial de Baleares, la madre ha explicado en su último turno de palabra que se ha visto «abrumada por esta situación». «Nunca me imagine que se llegaran a producir estos hechos. He sufrido mucho y he estado en tratamiento psicológico y psiquiátrico, porque me ha supuesto un dolor inmenso», ha relatado durante su último turno de palabra.

Por su parte, el abogado defensor ha solicitado la absolución de su cliente debido a que considera que «hay dudas de la veracidad» de las declaraciones iniciales de la víctima que, tal como ha dicho, «hizo en un solo momento» y, posteriormente, «ha negado».

Durante el juicio, el joven presuntamente abusado explicó que los hechos por los que se acusa a su madre «no son verdad». El joven aseguró también que desde hace unos cuatro meses, cuando salió del centro de acogida al alcanzar la mayoría de edad, vive con su madre y que se lleva bien con ella. En relación al juicio, «me dijo que dijera la verdad», añadió. Además, aseguró que su «trastorno» -sufre TDA y cuenta con una discapacidad del 33%- no le impide hacer «vida normal».

Por su parte, una técnico de la Unidad de Valoración de Abuso Sexual (Uvasi) del IMAS, que ha declarado este viernes, ha explicado que al hacerse cargo del caso y entrevistarse con el menor no le pudo aplicar los «criterios habituales de credibilidad», porque no podía ofrecer «un relato libre y espontáneo suficiente». Sin embargo, ha dicho que éste acabó por «manifestar los abusos sexuales» y que descartó que hubiera sido «influenciado», porque mantuvo su «relato en el tiempo».

«Figura de referencia»

Preguntada por el cambio de declaración del joven, la especialista ha dicho que el vivir con su madre «es un factor de peso» ya que, además, es una «figura de referencia». «El hecho de que viva con ella hace que sea fácil retractarse», ha remarcado. En la primera jornada del juicio, que tuvo lugar el jueves, la madre negó haber abusado de su hijo. Preguntada la representante del Ministerio Fiscal por si le había forzado a que le «penetrara bucal, anal y vaginalmente», ha dicho que «jamás, por favor».

También declaró un educador del centro que explicó que un verano les llegaron dos informes policiales referentes al menor en los que se referían que había protagonizado dos conductas sexualizadas en la vía pública. Así, se investigó y se determinó que se iban acabar las salidas del centro. Según ha explicado, el menor acabó contando que su madre había estado abusando de él.

La directora del centro también señaló que detectaron un «cambio de actitud en el menor». «Nos extrañó mucho, porque no habíamos visto en él conductas de carácter sexual. Pensábamos que tenía acceso a pornografía o algo así, y que esto le estaba excitando», planteó. Cuando el niño les explicó qué ocurría, pusieron la situación a cargo de los especialistas. Por su parte, un educador social del IMAS, que tenía asignado al menor, manifestó que «el retraso» que padece «no le impide fabular», aunque otra cosa es que componga una «historia compleja». Además, consideró que con sus manifestaciones, el menor es «consciente» de que está intentando «parar una acusación contra su madre».