Educación prevé planes personalizados para que los alumnos repetidores puedan salir adelante

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ayer./EP
La ministra de Educación, Isabel Celaá, ayer. / EP

El borrador de reforma de la Lomce elaborado por el Ministerio dice que la medida es excepcional y baraja la eliminación de los itinerarios de ESO

A.T. / EPMadrid

La reforma de la Lomce que prepara el Gobierno volverá a establecer ciclos de dos años en Primaria, lo que dificultará que haya repeticiones de curso tempranas. También prevé planes individualizados para repetidores que posibilitarán contenidos distintos tanto en las materias como en exámenes, para dificultar el fracaso académico y facilitar que los alumnos repetidores puedan salir adelante. De igual manera, se suprimirá de la ley que la segregación por sexos no es discriminatoria y se priorizarán los conciertos con los centros privados que eduquen juntos a chicos y chicas. Estas son medidas adicionales a las seis anunciadas en verano por la ministra, según un borrador de la reforma legislativa publicado por 'El País'. Este será sometido a consultas en la comunidad educativa, ante de su posible aprobación en Consejo de Ministros antes de fin de año.

Educación plantea establecer un plan de repetición personalizado para aquellos alumnos que, excepcionalmente, precisen de esta medida y adoptar medidas educativas ordinarias previas a la repetición. Propone, igualmente, eliminar los itinerarios en la ESO, así como las reválidas (actualmente suspendidas), establecer una asignatura de valores cívicos y éticos y volver a las pruebas de acceso a la Universidad desvinculadas y posteriores a la obtención del título de Bachiller.

Las modificaciones también plantean reforzar el principio de no discriminación por género en el régimen de conciertos. En particular, planea eliminar la referencia a que la educación diferenciada no se considera discriminación por género y reforzar la prioridad en el régimen de conciertos para los centros que se organicen bajo el principio de coeducación.

En materia de conciertos, como ya había anunciado la ministra, se eliminará a la demanda social, recuperando una formulación no restrictiva de los poderes públicos en la programación general de la enseñanza y se recuperará el papel del Consejo Escolar y la administración educativa en los procedimiento de selección y despido del profesorado.

La reforma sugiere eliminar la posibilidad de contratar expertos extranjeros nativos para la enseñanza de las diferentes materias del currículo por procedimientos diferentes de los ordinarios. Además, propone evitar cualquier efecto segregador derivado de la aplicación de programas de enseñanzas plurilingües.

Otro aspecto que se contempla es la eliminación de la regulación estatal del uso de la lengua cooficial y de la escolarización asociada a ella, dejando que su regulación corresponda a las Comunidades Autónomas en las que hay lengua cooficial. Esta supresión, afectará, entre otros aspectos a la regulación de la exención de cursar o ser evaluado en la lengua cooficial. Así consta en un documento remitido por el Ministerio de Educación a las principales organizaciones educativas. El Gobierno ha sometido a consulta pública otro documento sobre los principios generales de la reforma, pero más escueto que el remitido a las organizaciones educativas.

El nuevo texto, al que ha tenido acceso Europa Press, lleva por título 'Propuestas para la modificación de la Ley Orgánica de Educación', y va acompañado de una carta del secretario de Estado Alejandro Tiana, en la que asegura que el Ministerio quiere que la nueva norma cuente con el «mayor consenso posible». Eliminar la regulación estatal de la lengua cooficial es una medida enmarcada en el objetivo de llevar a cabo «una regulación de las competencias entre el Estado y las CC.AA respetuosa con el marco constitucional y basada en la cooperación y la lealtad institucional». Por ello, plantea llevar a cabo una regulación acorde con la sentencia del Constitucional que anula el sistema establecido por la LOMCE para garantizar la escolarización en Castellano en Cataluña y que obligaba a la Generalitat catalana a sufragar un colegio privado a aquellos padres que solicitasen la escolarización en castellano cuando no pudieran obtenerla en el sistema público.

Asimismo, según dicho borrador, la Religión ya no será materia de oferta obligatoria en 1º y 2º de Bachillerato ni su calificación contará en la nota media de acceso a la Universidad. de igual manera, el texto plantea también eliminar las «revalidas» de fin de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

El proyecto prevé así que los alumnos no tengan la obligación de cursar una materia alternativa a la Religión, que ésta deje de ser «específica» en 1º y 2º de Bachillerato y que la calificación que se obtenga en la asignatura no cuente para la nota media de acceso a la Universidad, becas y otros similares. Además, se introduce la asignatura de 'Educación en valores cívicos y éticos' en un curso de Educación Primaria y en otro de la ESO, según el borrador.

Por otra parte, las polémicas «revalidas» de evaluación de final de etapa de Primaria, ESO y Bachillerato, que actualmente están suspendidas, serán eliminadas, así como se volverá a las «pruebas de acceso a la universidad -selectividad- desvinculadas y posteriores a la obtención del título de Bachiller».

El objetivo del ministerio es convertir las evaluaciones de 6º de Primaria y de 4º de ESO en «muestrales y plurianuales» para poder conocer el estado del sistema educativo, pero sus resultados, en ningún caso, podrán ser utilizados para valorar a los alumnos o para la calificación de los centros.

En otro orden de cosas, el Estado se reserva el derecho a decidir sobre un 55 % y 65 % del contenido de las materias del currículo en todas las etapas educativas. La propuesta de Educación quiere también aumentar la autonomía de los centros, para lo que prevé reequilibrar las competencias del Consejo Escolar y de los directores de los centros públicos y concertados, así como mejorar el procedimiento de selección de los directores, aumentando la participación y el peso de la comunidad educativa en ellos.

Celaá solivianta a los sindicatos

La propuesta de la ministra de Educación sobre la necesidad de introducir cambios en la formación inicial de los profesores y de establecer un sistema de evaluación voluntario sobre su desempeño ligado a incentivos laborales ha soliviantado a los sindicatos de docentes. CC OO, CSIF, ANPE, UGT y STEs recriminan a Isabel Celaá que eligiese un foro de expertos como fórmula para abrir un delicado debate político y social y piden que se convoque la Mesa Sectorial de Educación. CSIF asegura que sus palabras atacan la dignidad de los docentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos