Celaá: «Es fundamental defender el pensamiento crítico en las redes»

La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante la inauguración de TATGranada. /Ep
La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante la inauguración de TATGranada. / Ep

La ministra de Educación inaugura el TATGranada con una reflexión sobre Twitter, que «lo ha cambiado todo»

RAFAEL LAMELAS

La ministra de Educación, Isabel Celaá, inauguró este jueves la séptima edición de TAT Granada, organizada por el diario Ideal, con un repaso a la influencia y las transformaciones que ha supuesto Twitter en el contexto global, influyendo en campos determinantes como la política y la educación. «Hablamos del entorno en el que hablamos. El diálogo no nace con las redes sociales, existe desde la Grecia clásica. Twitter aporta un lugar para desarrollar la conversación pública, como el Ágora ateniense. Ya había gente en aquellos tiempos que quería que decidieran las leyes los que aparentemente más sabían o eran mejores oradores, los demagogos», afirmó Celaá. «Reflexionar se ha convertido en algo arriesgado. Estamos en las recetas fáciles, el blanco y el negro... En el mundo digital no siempre es fácil el pensamiento crítico y sí lo efectista. Por eso este foro es importante, porque nos permite reflexionar sobre todo ello», añadió.

La ministra cree que Twitter «lo cambia todo»: la política, el periodismo, el activismo social, la educación y hasta el humor. Ella, desde su atalaya gubernamental, bien lo sabe. «La pausa y la concisión son importantes. Como portavoz del Gobierno tengo que constatar que la política y el periodismo no se podrían entender sin Twitter, sus relaciones. En nuestro país ha coincidido su eclosión con cambios políticos y variaciones en el entorno digital. De un bipartidismo imperfecto hemos pasado a otro panorama», apuntó Celaá.

En un escenario en que la prensa escrita pierde lectores e ingresos publicitarios, «se escuchan y atienden aplicaciones móviles, cambios en el modo de ver la TV... El consumo y la producción informativa se fragmenta. Se populariza una noticia fuera de los medios tradicionales», agregó.

Y quizá por ello, Twitter y, en general, las redes sociales, tienen su lado oscuro, como reconoce Celaá. «También fallan los filtros. El papel de las redes sociales en los comportamientos electorales muestra una creciente relevancia, como se ha visto con el 'brexit', Trump o Bolsonaro», dice la ministra. En su opinión, «algoritmos, bots, pueden crear entornos de información sesgados y alterar elecciones a través de las noticias falsas, que son una preocupación para los gobiernos democráticos y para la sociedad en general, un peligro para la democracia. Combatir las 'fake news' es fundamental, como crear un código de buenas prácticas, al que se ha adherido Twitter».

En esta línea continúa Celaá: «El sistema educativo tiene que garantizar el desarrollo del pensamiento crítico para distinguir lo verdadero de lo falso. Sólo el 22% de los adolescentes dicen haber recibido información sobre pensamiento crítico, a pesar de que la mayoría dispone de un dispositivo digital que usa con frecuencia». «Es fundamental la libertad de no ser manipulados y engañados», certifica Celaá.

En el TAT de Granada estuvo el mexicano Carlos Cantú, máximo responsable de la estrategia de Marketing de Twitter para Europa, Oriente Medio y África, que expuso que si hay algo fundamental en Twitter es la valía del paso del momento al movimiento, creando un cambio social. Ocurrió, por ejemplo, con el #MeToo a raíz del tuit de Alyssa Milano. «El mensaje tuvo un alto pico el primer día pero a las 72 horas la conversación seguía viva. No era un momento, como el #NeymarChallenge o el #AllezlesBleus durante la Copa del Mundo, sino un movimiento».

Por su parte, el consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, centró su intervención en que «las redes divulgan, permiten la discusión y el debate, son espacios de libertad de expresión. Y luego estamos los medios, que obtienen, filtran y distribuyen la información como quiere y necesita la sociedad».