Consejos para evitar los picores veraniegos

Consejos para evitar los picores veraniegos
El calor es uno de los factores que provocan la aparición de irritaciones cutáneas, cuya proliferación incrementa en los meses de verano

Durante el verano, nuestra piel se expone a mucho más factores de riesgo y exige un mayor grado de atención y cuidado. Nuestra epidermis puede padecer molestias provocadas por el calor o situaciones derivadas, como el cambio de vestuario, la aplicación de crema de protección solar o consumir alimentos propios de esta época. La urticaria por calor es la dolencia más habitual, la cual consiste en múltiples erupciones cutáneas que causan picor y se combaten con crema antihistamínica.

Las irritaciones o pruritos producidos por estas molestias pueden convertirse en una auténtica pesadilla. Aunque aquellas personas con la piel más sensible y proclives a sufrir patologías cutáneas suelen inclinarse por contar con un seguro médico que incluya este tipo de especialidades médicas, conviene recordar consejos básicos para prevenir estos escozores.

Mantén la piel limpia e hidratada

Al estar expuesto más tiempo al sol y con temperaturas elevadas, la piel puede sufrir deshidratación. Es muy recomendable aplicarse crema hidratante, sobre todo en la cara y en las manos, al ser las zonas más expuestas al sol. En el caso de pasar mucho tiempo en la playa, por precaución tendremos que utilizando crema solar atendiendo al grado de protección ideal para nuestro tipo de piel.

Controla los tejidos de tu ropa

Si contamos con una piel sensible, los vestidos pueden provocar irritaciones en ella. El poliéster, la licra o el nailon son tejidos bastante susceptibles de crear picores en las epidermis más delicadas. Se recomienda utilizar materiales más agradables con la piel, como algodón o lino, y procurar cambiarse de muda en el caso de sudoración excesiva.

Evitar situaciones que pueden afectar a la piel

En verano debemos estar prevenidos y evitar en la medida de los posible ciertas prácticas que pueden derivar en irritaciones cutáneas por calor. La práctica de ejercicio al aire libre con altas temperaturas, ingerir alimentos picantes o ponerse bajo una ducha con agua muy caliente, puede producir un calentamiento excesivo de nuestra piel.

En caso de reacción, utiliza antihistamínicos

Si tu piel padece una reacción alérgica, puedes combatirla comprando antihistamínicos sin receta médica. Consulta con tu farmacéutico o con tu médico cuál es el mejor si los remedios caseros no han servido de nada. Este tipo de medicamentos se utilizan para rebajar y eliminar urticarias o brotes ocasionales producidos por el calor o las reacciones alérgicas.