Una gran bola de fuego procedente de un cometa atraviesa buena parte de España

La roca se desintegró frente a la costa africana del Mediterráneo

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Una gran roca procedente de un cometa atravesó el miércoles buena parte de España hasta desintegrarse en el mar Mediterráneo. El fenómeno fue grabado por los detectores que la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa tiene instalados en el Complejo Astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo).

La roca procedía de un cometa y penetró bruscamente en la atmósfera terrestre generando una gran bola de fuego que pudo ser vista desde más de 500 kilómetros de distancia. Según el astrofísico José María Madiedo, responsable del Proyecto SMART, que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar, «la roca entró en la atmósfera a unos 140 mil kilómetros sobre el mar Mediterráneo y esta enorme velocidad hizo que se volviese incandescente, generándose así una brillante bola de fuego a una altitud de unos 108 kilómetros, frente a la costa de Almería».

Finalmente, la bola de fuego avanzó en dirección sureste, hacia África, y se extinguió a una altitud de unos 67 kilómetros sobre el nivel del mar, a unos 60 kilómetros de distancia de la costa de Argelia.