El calentamiento global del siglo XX no tiene parangón en 2.000 años

Chimeneas de una central energética expelen a la atmósfera una densa humareda. /Reuters
Chimeneas de una central energética expelen a la atmósfera una densa humareda. / Reuters

Nature publica los resultados de un estudio internacional en el que participa el investigador de la UMU Juan José Gómez, y que desarma los argumentos de los negacionistas

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

El calentamiento global registrado en el siglo XX no tiene parangón en los últimos 2.000 años. Lo concluye así el estudio internacional realizado en el seno del proyecto Past Global Changes (Pages), en el que participa el científico de la Universidad de Murcia Juan José Gómez Navarro, investigador del Grupo MAR del área de Física de la Tierra. El artículo, que será publicado este jueves en la prestigiosa revista científica 'Nature', se basa en un sofisticado estudio probabilístico que parte a su vez de otra base mundial de registros tomados en la naturaleza, y que demuestra que las alteraciones en el clima previas a la subida de las temperaturas del siglo XX no han sido globales.

La trascendencia del artículo radica en que desmonta los argumentos de quienes niegan el cambio climático porque argumentan que las anomalías actuales ya han ocurrido en momentos previos de la historia de manera natural. Los datos analizados en este estudio demuestran en cambio que esas anomalías no fueron globales, sino locales o regionales, y que se registraron en diferentes momentos, según destaca el físico de la UMU Gómez Navarro. Por el contrario, el incremento de las temperaturas registrado en el siglo XX sí es un fenómeno global que afecta a todo el planeta y está constatado desde 1850 (la era industrial).

La investigación ha consistido en la interpretación y el análisis de los datos recopilados en el estudio Pages en 2017. Esa base de datos, de acceso libre, contiene registros de las huellas que la climatología ha dejado en la naturaleza: por ejemplo, en los anillos de los árboles y el crecimiento de coral. A partir de esos registros, y a través de procesos estadísticos que traducen los datos en temperaturas y que garantizan que no pueda haber sesgos o errores -y que alerta en cualquier caso del fallo-, los investigadores han llegado a la conclusión de que el calentamiento global actual es un fenómeno sin precedentes. La importancia del estudio radica en que «desarma los argumentos de quienes consideran que los cambios del clima actuales ya han ocurrido en momentos previos de la historia, y no corresponden a un cambio climático sino a anomalías naturales», destaca el físico de la UMU Gómez Navarro. El investigador asegura que el análisis de los datos estadísticos que ha realizado su equipo certifica que ciertos periodos históricos, como el conocido como 'La pequeña edad de hielo' del siglo XVII, sucedieron, «pero no a escala global ni al mismo tiempo en todo el mundo». Según explica, ese periodo de bajada de las temperaturas se produjo primero en Europa y después en otros lugares, «pero con los registros de temperaturas no se puede afirmar que fuera un proceso global como el actual».

Lo mismo ocurre con el periodo que se conoce como 'Anomalía climática medieval', que tuvo lugar en torno al año 1000. En aquella época «se sabe que hubo un aumento de las temperaturas por encima de lo habitual, y este suceso ha servido de argumento para quienes defienden que las altas temperaturas actuales son otra anomalía como las ya vividas a lo largo de la historia y no un cambio climático». Tampoco en ese caso la alteración tuvo carácter global. El análisis de los datos realizado por Gómez Navarro y sus colegas demostraría que ese fenómeno no fue simultáneo en diferentes puntos del planeta, por lo que no puede considerarse global. «Hasta que esta gran base de datos de temperaturas se ha hecho pública, los datos históricos del clima solo se habían estudiado de forma local; ahora podemos analizar la coherencia espacial global, que demuestra que en el pasado es cierto que hubo etapas frías y calientes, pero que no de forma simultánea, y esto es un argumento más para invalidar a quienes defienden que no estamos ante un cambio climático global», sostiene el físico de la UMU.

El artículo que se publica este jueves en la revista Nature se titula 'No evidence for globally coherent warm and cold periods over the preindustrial Common Era' y está firmado como investigador principal por Rafael Neukom.

Un investigador de excelencia pendiente de la beca

Al mismo tiempo en que su nombre aparece en letras impresas en la prestigiosa revista científica 'Nature', el investigador de la Universidad de Murcia Juan José Gómez Navarro vive pendiente del final de su contrato, que termina en unos meses. «A efectos laborales, soy prácticamente un becario. Una vez termine mi contrato Juan de la Cierva y mi participación en el programa 'Jóvenes líderes en investigación' de la Fundación Séneca, no hay renovación posible. A mis 38 años, el sistema ya no permite que siga compitiendo por becas, y está diseñado para que opte a ser contratado como ayudante doctor, pero no hay plazas», lamenta Gómez, con la sensación agridulce que vivir un momento trascendente en su carrera profesional pero, a la vez, tener el horizonte laboral pendiente de un hilo.