Bernardo Montoya, asesino de Laura: «Si me dejáis salir de la cárcel lo volveré a hacer»

Bernardo Montoya, asesino de Laura: «Si me dejáis salir de la cárcel lo volveré a hacer»

El detenido por haber asesinado a la joven profesora confesó el crimen a la Guardia Civil admitiendo que podría volver a cometer otro similar

LA VERDAD

Bernardo Montoya, asesino confeso de la joven Laura Luelmo, se derrumbó ante la Guardia Civil en el momento en el que fue detenido. Así lo cuenta 'Espejo Público', que en una información en exclusiva asegura que el asesino llegó a pedir a los agentes que no le dejaran en libertad porque podría cometer otro crimen similar: «Por favor, no me dejéis salir de la cárcel porque lo volveré a hacer», dijo.

Según esta misma información, Bernardo Montoya, que en otro momento también confeso que tenía «una fuerte atracción por Laura», llegó incluso a pronunciar unas palabras de perdón dirigidas a la familia de la joven.

Estas palabras de Bernardo Montoya se conocen cuando ya se sabía que era un viejo conocido de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Fue detenido en 1995 y desde entonces acumulaba varios delitos que le llevaron a estar condenado a 17 años de prisión. En la cárcel se convirtió en 'preso de confianza' y llegó a tener incluso un sueldo. Nada más salir cometió el brutal asesinato con fines sexuales de Laura Luelmo.

La Guardia Civil ya no tiene ninguna duda de que el hombre es el asesino de Laura Luelmo. En su casa se han encontrado restos de sangre, varias pertenencias de la joven y multitud de pruebas que Bernardo Montoya no pudo, aunque lo intentó, borrar. Toda esa información fue aportada por la propia Guardia Civil en la que explicó las claves del caso y perfiló cuáles pueden ser los cargos que se le acaben imputado al asesino confeso.